¿La Selección Mexicana es plato de segunda mesa para extranjeros?

Fernando Arce Jr. habla sobre la posibilidad de llegar a la Selección Mexicana y Julio Furch contesta a polémica por naturalizados
Imagen: Getty

Recién terminó la Fecha FIFA de marzo, pero antes de que el futbol regrese a sus actividades normales, el tema Selección Mexicana continúa en la mesa.

Después de los partidos ante Chile y Paraguay, mucho se ha hablado sobre quién debe seguir siendo convocado al Tri. Que si Roberto Alvarado, Diego Lainez y Raúl Gudiño deben continuar su proceso en la Sub-20. Que si ya es momento de retirar a Javier Hernández y a Miguel Layún. O que si Henry Martín debió ser llamado…

Y así, las reflexiones continúan. Pero hay un asunto que no deja la mesa de la Federación Mexicana de Futbol (FMF): los naturalizados.

Tanto prensa como afición, futbolistas activos y retirados se han negado rotundamente a esta posibilidad. Muchos reclaman el porqué quitarle el lugar a jóvenes aztecas para dárselo a foráneos que no tienen la calidad para jugar con el combinado de su nación y por eso recurren a otro país; por el otro lado, hay compatriotas que los llaman traidores.

Sin embargo, como todo profesional, hay extranjeros que lo ven como un objetivo laboral, razón por la que no quitan el dedo del renglón para vestir la playera Tricolor. A lo que se suma el amor que tienen por México, sentimiento que defienden a capa y espada.

“Tengo el sueño de poder ser llamado y formar parte de una Selección, defender la camiseta, es un sueño que tengo y estoy ansioso para que se cumpla. Ellos (los antinaturalizados) no saben lo que nosotros sentimos por el país, el sueño que nosotros tenemos de vestir una Selección, no tienen ni idea de cómo pensamos, de cómo piensa mi familia, de lo que siento yo por México o lo que me gustaría a mí, principalmente eso”, resaltó Julio Furch.

A Furch se han sumado Rogelio Funes Mori y Leonardo Ramos, por nombrar solo algunos. Aunque hay más que ven al Tri como un escenario para cumplir sus objetivos, tal como lo es para Fernando Arce Jr.

“Claro que sí, es mi meta estar en la Selección Mexicana, obviamente llegar a un Mundial y trabajar con México sería mi sueño, ya que al ver a mi papá como jugador siempre fue mi inspiración, espero algún día poder portar la verde”, confesó el futbolista de Dorados de Sinaloa.

Arce Jr. vistió la playera de Estados Unidos en el premundial Sub-20 del 2015 pero n volvió a ser llamado. (Imagen: Redes Sociales)

¿Valdrá la pena quitarle la oportunidad a jóvenes que pueden dar pie al cambio generacional de la Selección Mexicana para dárselo a un naturalizado que, al parecer, solo quiere cumplir un objetivo profesional disfrazado de amor por el país?

Publicidad