Todos nos volvemos expertos cuando tenemos que hablar de política, religión o futbol. Somos críticos punzantes y no nos guardamos nada, nuestros argumentos se vuelven irrevocables y pobre de quien intente debatir, seguro lo miraremos por encima del hombro y pensaremos que lo que dice no tiene validez. Así nos hemos vuelto en las redes sociales, personas necias que se escudan bajo el privilegio que te otorga estar detrás de una pantalla.

Y hoy, un partido de la Selección Mexicana contra Costa Rica, después de disputar un Mundial, se convertía en el escenario perfecto para escurrir veneno a través de 140 caracteres. Y es que no hay mucho que defender cuando el representativo mexicano sigue sin cabeza y los encargados de tomar las decisiones titubean y parecen no buscar un bien común.

México remonta y por fin sonríe ante un Costa Rica muy aguerrido [Goles]

En fin, México llegaba a la segunda Fecha FIFA, después de Rusia 2018, con la incógnita de quién sería el hombre que ocuparía el banquillo más inestable del país (por lo menos los presidentes tienen seguros seis años).

Y por supuesto, el equipo con el que saltó el Tuca Ferretti para enfrentar a los Ticos estaba lleno de sorpresas: jugadores jóvenes y todos militando en la Liga MX. Por extraño que parezca el Tuca ha apapachado a las nuevas promesas, cosa que con Tigres (y lo ha declarado) detesta hacer.

Para empezar, una de las sorpresas en la cancha fue la presencia de Josecarlos Van Rankin, el jugador que con Pumas no tuvo las mejores críticas y actuaciones, pero que con Chivas un par de buenos juegos lo catapultaron a la Selección y como buen protagonista, en el partido que se disputó en el Volcán, Josecarlos asistió; Josecarlos descuidó su banda y Josecarlos cometió un penal.

Y aunque el juego era del Equipo de Todos, los colores se asomaron para criticar, como lo dije al principio de la nota, de forma despiadada a los jugadores.

Pero no solo las redes se ensañaron con el canterano de Pumas que ahora viste de chiva, sino también con otro de los rostros nuevos: Gibrán Lajud.

Y es que el portero de Xolos casi comete un error garrafal que habría marcado su carrera y se hubiera querido retirar como en sus inicios. Pero al final, con los cambios el equipo mejoró y en un partido que no tuvo ni un peso de táctica, México le dio una alegría a los aficionados regios pero no pudo contener la ira de los “expertos” en redes sociales.

Jugadores del Tri le ‘ruegan’ al Tuca

Ahora esperemos que el próximo martes, cuando el equipo viaje a Querétaro para enfrentar a Chile, no suceda un 7-0 como el de aquella fatídica Copa América, porque no solo habrá que soportar a los críticos que a eso se dedican, sino a los críticos de corto aliento que son punzantes como un cuchillo mal afilado.