Este lunes el Veracruz dio de qué hablar. Simultáneamente el cuadro jarocho dio a conocer dos noticias que sin duda fueron noticias en os medios deportivos nacionales. Por un lado Robert Dante Siboldi dio a conocer su renuncia del club tras no encontrar compromiso en el actual plantel. Con cuatro cotejos empatados y diez descalabros el uruguayo abandonó el barco antes de que termine por hundirse.

Ante esto, Fidel Kuri Grajales, presidente y propietario del Veracruz declaró que el estratega campeón con Santos Laguna hace dos años puso en la mesa su puesto como director técnico, cosa que le aceptaron los altos mandos. Además de ello, el empresario mexicano reveló que dos de los clubes más grandes del país se acercaron a él para preguntar por Sebastián Jurado.

Fidel Kuri por fin se resignó; ya le puso precio al Veracruz

En una entrevista para Fox Sports, el todavía dueño de los Tiburones Rojos admitió que Pumas y Cruz Azul son los dos equipos que preguntaron por el portero juvenil. Pero no importa cuántas ofertas lleguen, mientras a él no le aseguren que Jurado va a ser titular no saldrá del conjunto jarocho.

“¿Para qué lo vendo? No le voy a cortar al muchacho su crecimiento. Lo quieren Pumas y Cruz Azul, pero cómo quieren llevarse a un portero que lo van a tener en la banca. A mi me interesa que cumpla sus objetivos. Es el jugador más ‘viejo’ que tengo en el club, está desde los 6 años”, expresó el mandamás de los escualos.

Tras quedarse sin timonel, Enrique Meza y Jorge Urdiales suenan como posibles reemplazos, Y mientras eso se define, Fidel Kuri salió con que se siente algo afortunado por haber descendido y así iniciar de cero en la porcentual: “A mí me convenía descender, porque si me suman todos los torneos anteriores iba a quedar yo peor a como estoy”.

Veracruz le pedía a Pachuca dejar de hacer goles

Con el derroche de dinero uno podría pensar, ¿de dónde sacará dinero el Veracruz para fichar jugadores? Pues parece que su dueño lo tiene todo calculado porque ya aseguró que se viene una limpia del plantel.

A espera de lo que pase, Sebastián Jurado podría tener sus días contados en el puerto, a menos que quiera permanecer en un club sin pies ni cabeza.