A días de que termine el año, la Selección Mexicana ya sabe de manera extraoficial quien será el encargado de dirigirla de cara al Mundial de Qatar 2022. Se trata de Gerardo “Tata” Martino tomará las riendas de su tercer seleccionado y para ser uno de los mayores retos de su carrera.

Con Paraguay, en la Copa del Mundo de Sudáfrica 2010, logró acceder a Cuartos de Final. Fue eliminado por España, equipo que resultó campeón del certamen. Cuando le tocó dirigir al combinado de su país natal no tuvo tanta suerte: perdió dos finales de Copa América (2015 y 2016).

Siboldi borrará mala fama del Veracruz

Quizá uno de sus mayores logros fue llegar al mejor Barcelona del mundo tras la recomendación y reconocimiento de Lionel Messi. El Tata recién ganó el primer campeonato del Atlanta United en la MLS y se alistó para venir a México, una de las selecciones con más presión del continente.

La tarea del histórico con News Old Boys para nada es sencilla, es por eso que tiene que armar un equipo de trabajo importante para lidiar con todo lo que se viene. Y justo ahí surgió el inconveniente ya que Darío Sala, su auxiliar en el Atlanta, se incorporará al equipo de trabajo de Gustavo Quinteros que actualmente dirige a la Universidad Católica d Chile.

La opción principal para ocupar el lugar de auxiliar recae en Jorge Pautasso quien acompañó al argentino con el Barcelona, la Selección de Paraguay y la Albiceleste. El impedimento es que Jorge se encuentra en negociaciones para ponerse al frente de un club, los rumores apuntan al Melgar (Perú) o al Guabirá (Bolivia).

Cecilio Domínguez quiere dejar al América

Así que lo más probable es que el segundo a cargo del Tri sea Norberto Scoponi, arquero que compartió con el Tata los colores de la Lepra y que militó un par de años con el Cruz Azul.

Scoponi llegaría debido a su conocimiento sobre México (ha radicado 20 años en el país) y la idiosincrasia de los mexicanos. Será quien le sirva de puente al Tata para lograr una mejor comunicación con los jugadores y así lograr armar grupo, algo que es fundamental en el balompié.