“Me dispararon para que no fuera al Mundial de 2010”: Salvador Cabañas

Salvador Cabañas recordó lo que pasó aquella noche en la que su vida cambio. Según él, fue deliberado para evitar que fuera al Mundial

El 25 de enero de 2010 le cambió para siempre la vida a Salvador Cabañas. Estaba en el mejor momento de su carrera. Era el líder del América y de la Selección de Paraguay. Se decía que el Manchester United estaba muy interesado en sus servicios. Pero ese lunes todo terminó. Cabañas estaba con su esposa y un amigo en el Bar-Bar. En el baño del lugar se topó con el JJ, un peligroso narcotraficante. Tuvieron una discusión que terminó con Chava recibiendo un balazo en la cabeza. Casi 8 años después, el paraguayo afirma que todo fue para que no fuera con Paraguay al Mundial de Sudáfrica 2010.

Salvador Cabañas concedió una entrevista para el portal chileno La Cuarta, en la que rememoró aquella fatídica noche. “Bueno, lo he dicho en otras ocasiones… Estaba en el bar, entré al baño y esa persona (JJ) me comenzó a increpar y después me disparó. Después quedé en coma.” Tras aseverar que no se arrepiente nada de lo que hizo en su vida antes y durante ese incidente, Cabañas soltó la bomba.

(Imagen: Getty)

Así es, unos pocos meses antes. Después de todo, yo creo que me dispararon para que no fuera al Mundial. No sabemos qué pensar al respeto, pero todas las investigaciones apuntaron a eso. Yo estaba en mi mejor momento, había interés de algunos clubes europeos por tenerme y tal vez podía ser un peligro para muchas selecciones.

Sobre el apoyo que recibió del América y de la Federación Paraguay de Futbol, Salvador Cabañas aseguró: “Eso no ha sido tan así. Me han ayudado mucho, pero quienes se portaron mejor fueron los dirigentes del club América. Ellos pagaron toda mi recuperación. Estuve más de seis meses en el hospital. Yo quería volver a jugar para retribuir algo de lo que habían hecho, pero no se pudo.”

(Imagen: Getty)

Como es sabido, Cabañas perdió toda su fortuna: “La plata se fue terminando. Tuve que volver a Paraguay para arreglar algunas situaciones, pero lo importante es que ahora no tengo secuelas. Seguiré en el fútbol, es mi pasión.”

Y sí, por suerte para Salvador, ha podido seguir ligado el fútbol: “Soy ayudante técnico de Pablo Caballero en el equipo Independiente de Paraguay. Me pone muy contento el hecho de seguir en el fútbol. Ya no soy jugador, pero me gusta lo que estoy haciendo, enseñando a los futbolistas y traspasando experiencias. Después de todo lo que ha ocurrido en estos años, lo que más quería era seguir ligado.”

Publicidad