¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

A 10 años de la tragedia: ¿que ha pasado con la vida de Salvador Cabañas?

Salvador Cabañas y un atentado que cambió al futbol mexicano.
Redacción Los Pleyers
Salvador Cabañas fue figura en América y Jaguares de Chiapas

El 25 de enero de 2010 es un día que nunca se olvidará en el futbol mexicano y mucho menos en el América. En la madrugada de aquel día, una bala cambió por completo la tranquilidad del americanismo y de los cuerpos de seguridad del Distrito Federal: el ídolo Salvador Cabañas había recibido un balazo en la cabeza. Su vida estaba en riesgo.

Te recomendamos: Salvador Cabañas ficha con equipo amateur de Oaxaca

El sábado 23 de enero, las Águilas cayeron en el Estadio Morelos contra Monarcas Morelia por 2-0, apenas era la Jornada 2 del torneo Bicentenario 2010, pero esa derrota se olvidó muy pronto, pues horas después todos estarían pendientes de la salud de Cabañas, quien participó en aquel encuentro.

La primera noticia que tenemos nosotros es de una persona herida dentro de un bar en la zona de Insurgentes Sur, aparentemente por arma de fuego. Se corrobora que se trata del futbolista Salvador Cabañas, que la herida es una herida muy delicada, una herida que involucra el riesgo de pérdida de vida”, recuerda para mediotiempo el exprocurador de justicia, Miguel Ángel Mancera.

Y efectivamente, después de todas las preguntas sin respuestas que se generan en casos como este, en la mañana del 25 de enero todo México sabía que Salvador -el gran delantero del América- estaba debatiéndose entre la vida y la muerte.

Durante una semana, El Mariscal estuvo en coma y mantuvo en vilo a todos los fanáticos del futbol, principalmente los de su equipo; sin embargo, y con muchas probabilidades en contra, cuatro meses después del atentado, Salvador logró salir del hospital, con la bala aún en su cráneo, pero vivo. Pese a esto, su vida no volvió a ser la misma. Ni cerca.

Antes de recibir el balazo por José Jorge Balderas Garza, mejor conocido como el JJ, Cabañas estaba en el clímax de su carrera y aquel año era el indicado para mostrarse al mundo, pues el Mundial de Sudáfrica 2010 estaba a la vuelta de la esquina. Además, era pieza clave para el Tata Martino, en ese entonces técnico de la Selección de Paraguay. Sin embargo, el sueño no pudo cumplirse.

Un año después del atentado, Cabañas regresó a su país e intentó volver al futbol de manera profesional, pero simplemente no pudo. El equipo 12 de Octubre en Paraguay y el Tanabí de Brasil, ambos en divisiones muy inferiores a las máximas categorías de los respectivos países, fueron los equipos que le dieron otra oportunidad a Chava para que se sintiera futbolista de nueva cuenta, pero los daños de aquel balazo no le permitieron desarrollarse a plenitud.

En mayo de 2014, Cabañas hizo oficial su retirada como futbolista profesional y a partir de ahí comenzó a tener una vida muy diferente a la de cualquier exfutbolista de su categoría y reconocimiento.

Tras el adiós a las canchas, Cabañas trabajó en una panadería, la cual es parte del negocio familiar de sus padres en Paraguay, puso una escuela de futbol en la Ciudad de México y es protagonista de conferencias donde cuenta su historia y motiva a jóvenes para no rendirse.

En 2019 se anunció que Cabañas sería parte de la directiva de Cafetaleros de Tapachula, aunque terminó siendo parte del cuerpo técnico de Gabriel Pereyra, quien fuera entrenador del club en el Apertura 2019.

Para 2020 se esperaba que Chava siguiera siendo parte de la institución, pero según informan algunos medios, puede que el exdelantero haya terminado su ciclo con el cuadro de Chiapas, pues habría decidido quedarse de nueva cuenta en su país debido a cuestiones personales.

El 24 de enero será un día inolvidable en el futbol mexicano.

Te recomendamos: