Tirando guante: La buena y la mala de Rousey

La noticia de que la ex campeona gallo del UFC, Ronda Rousey, regresa a la acción de la jaula tras un año de inactividad inundó las redes sociales y los...

La noticia de que la ex campeona gallo del UFC, Ronda Rousey, regresa a la acción de la jaula tras un año de inactividad inundó las redes sociales y los sitios especializados en las artes marciales mixtas del mundo. La “reina” está de vuelta y los altos mando de la compañía ya se frotan las manos por el gran botín que llegará a sus bolsillos.

Ronda es, por mucho, la peleadora que mayor proyección ha recibido por parte del UFC en la historia, aún más que Conor McGregor y todas sus habladurías, por lo que su regreso representa un impulso mediático para las divisiones femeninas que sufrieron una baja de popularidad tras su salida.

La última vez que pisó un octágono fue el 14 de noviembre de 2015 y fue noqueada brutalmente por la multicampeona de boxeo Holly Holm, quien se adueñó del fajín de la división. 413 días habrán pasado para cuando vuelva a sentir el peso de los guantes en sus puños, la que fue su corona pasó por tres dueñas: Holm, Miesha Tate y ahora Amanda Nunes, con quien se verá las caras el 30 de diciembre en Las Vegas buscando recuperar su cinturón.

Rousey regresa al plano estelar a través de una alfombra roja que mercadológicamente merece, pero no deportivamente.

Sólo a “Rowdy” se le pueden dar estos lujos: más de un año de no pelear, caer horriblemente en su última pelea, sufrir una crisis en la que ella aceptó pensó en suicidarse y aún con todo tener una oportunidad directa por el título mundial.

El plan de Dana White y directivos de la empresa es claro, si se va a arriesgar nuevamente con un producto estelar, que dé resultados inmediatos. Hay muchos cuestionamientos sobre cómo llegará física y mentalmente para este compromiso la ex medallista olímpica; su rival, Amanda Nunes es una peleadora dura aunque manejable para el estilo de Rousey, posibilidad que le da la oportunidad de mantenerse vigente en el mercado de los golpes.

De ser cualquier otra combatiente tendría que enfrentar primero a una contendiente para después tener la posibilidad de pelear por el cinturón. ¿Por qué no se hizo esto con Ronda si su retorno es una taquilla segura?.

Sencillo, las actuales contendientes son un gran riesgo para Ronda. Holly Holm ya lo comprobó, Valentina Schevchenko se le complicaría y Cris Cyborg la haría pedazos. Si cae en su retorno su “producto” terminaría de la noche a la mañana.

No digo que Ronda no tenga con qué hacerles frente, pero en un mundo donde ya importa más los billetes verdes y los Pago por Evento que el merecimiento deportivo es indispensable cuidar las carreras de sus protagonistas. ¿verdad “Canelo“?.

La buena es que el regreso de la ex campeona revitalizará las divisiones de mujeres en el UFC y sin duda emocionará a muchos… la mala es que si pierde muy probable no la veamos más allá de tres peleas como profesional. Quizá, sólo, si le ponen “flanes” en lugar de verdaderas peleadoras como las antes mencionadas.

Por: Ángel Mario Martínez

 

Publicidad