Link copiado al portapapeles
#Otros deportes

Roberto Osuna: “Todos adoramos al Chapo”


Playeras con el rostro del Joaquín Guzmán Loera en los tianguis de la Ciudad de México. Los superhéroes y los ídolos han cambiado. Los niños no lo conocen, pero sus padres lo portan orgullosos, es el patrón, el más reciente salvador.

México se colombianizó; no es Pablo Escobar, es el Chapo Guzmán. La guerra que Felipe Calderón inició en 2006 contra el narcotráfico modificó y evidenció la idiosincrasia del mexicano. Algunos músicos (raperos) lo expresaron abiertamente. Otros lo hacían de manera implícita, a través de sus canciones. Pero en el deporte, aparentemente, el fenómeno se había mantenido al margen.

Lee más: Esteban Loaiza será trasladado a una prisión federal.

El mejor beisbol de México se juega en el norte, los peloteros que provienen de esa región abastecen a los distintos equipos de la Liga Mexicana de Beisbol (LMB) con miras a emigrar a Estados Unidos, a la mejor liga de pelota del mundo: la Major League Baseball (MLB).

Uno de los mejores jugadores de los recientes años es Roberto Osuna, actual cerrador de los Toronto Blue Jays. El Cañoncito nació en 1993 en Juan José Ríos, Sinaloa. A los 12 años tuvo que dejar la escuela para ayudarle a su padre a recoger tomates: “Sacábamos tomate, papa, pepinillo y todo eso. Regresábamos a las cinco de la tarde, así por siete meses y medio. Era muy difícil, porque tenía 12 años y no te pagaban lo suficiente. Lo recuerdo bien claro, trabajando de cinco a cinco, pero ayudaba un poco a la casa”.

Venir desde abajo es una de las características que Roberto comparte con el Chapo. Tal vez por eso no dudó en expresar su admiración por el ex líder del Cártel de Sinaloa: “Para mí, él ha ayudado a mucha gente, mucho más que lo que ha hecho el Gobierno”, declaró Osuna a The Star, un medio canadiense.

Las palabras del Cañoncito han dado la vuelta al mundo. Pero no sorprende que un jugador que venga de un extracto tan bajo de la sociedad sienta empatía por uno de los narcotraficantes más poderosos de la historia.

“La gente de donde vivo ama a ese tipo. Todos lo adoramos porque siempre fue una persona amable con nosotros”, estas son palabras de Roberto, pero podrían ser de cualquier habitante de Sinaloa o del país. Los narcotraficantes son los nuevos Robin Hood.

Durante la entrevista, el pitcher de los Blue Jays, lanzó una pregunta con respuesta automática para justificar su empatía por Guzmán Loera: “Él vende drogas, pero ¿quién las compra; los consumidores son los únicos que hicieron rico a ese tipo”.

Es probable que las declaraciones de Osuna tenga repercusiones, sobre todo por las fricciones políticas que viven Estados Unidos y México y porque Roberto juega en la la MLB.

Link copiado al portapapeles

Otto Zuloaga

Veterinario frustrado; periodista por diversión y entusiasta del futbol argentino. @otto_zuloaga