Este domingo viviremos emociones intensas gracias al futbol. Después de medio día estaremos preparándonos para la Final de Vuelta de la Copa Libertadores y por la noche descubriremos quién enfrentará a Cruz Azul por el título del Apertura 2018.

Pero en ambos torneos, así como en varios que se jugaron en diferentes partes del planeta, fuimos testigos de cómo la violencia opacó diferentes eventos. Desde un muerto en la India, hasta que aficionados de Rayados dejaran en coma a uno de Tigres durante el Clásico Regio de la Liga MX, fue el resultado de llevar la pasión por el balompié a los extremos. Y justo hablando de la Libertadores, como dejar pasar el hecho de que el partido que se jugará hoy solo fue producto de la suspensión de hace dos semanas, debido a que seguidores de River Plate atacaron con piedras el autobús de Boca Juniors, provocando que jugadores salieran lastimados y que el juego tuviera que llevarse hasta Madrid.

Ya sabemos dónde y cuándo se va a jugar la final de la Copa Libertadores

Respecto a esto, autoridades españolas han tomado sus precauciones, como reservarse el derecho de admisión para integrantes de barras y hasta que los clubes lleguen cinco horas antes al Estadio Santiago Bernabéu, todo con tal de evitar disturbios como los que pasaron el 24 de noviembre en Argentina.

En entrevista para el medio Marca, Alejandro Domínguez, presidente de la Confederación Sudamericana de Futbol (Conmebol), agradeció el apoyo del país europeo para jugarse el partido en territorio neutral, pero consideró que los gobiernos son quienes deben comenzar a regular la violencia y de ahí ellos continuar con las medidas.

“Estoy convencido de que tiene que haber medidas ejemplares. Lamentablemente, Conmebol no puede legislar en un gobierno. La violencia en el fútbol no es algo que esta ocurriendo únicamente en Sudamerica, está pasando en otras sociedades y en otros continentes. Su lucha tiene que venir desde arriba y tiene que haber una fórmula que podamos copiar y adecuar para que se entienda que es un deporte y que no hay lugar para los violentos”, señaló.

Ya se sabe el probable origen de los actos violentos previo a la Final de la Copa Libertadores

Asimismo, declaró que no le da pena que se pelee por el título en el Viejo Continente, ya que fue un caso extraordinario.

“Es una excepción. No es intención de Conmebol sacar la final de Sudamérica. Se jugó la ida en Argentina y, durante la vuelta, no se dieron las condiciones porque había un equipo que tenía futbolistas que no podían jugar. Ante una excepción, hemos venido a Madrid, pero el próximo año la final de la Libertadores se jugará a partido único en Santiago de Chile. Creo que momentos excepcionales necesitan decisiones y soluciones excepcionales”, explicó.