Link copiado al portapapeles
#Futbol

River le ganó a Boca la Supercopa Argentina


Qué rayos es la Supercopa Argentina y por qué la jugaron Boca Juniors vs River Plate. La Supercopa se disputa desde 2012 y enfrenta al campeón del Campeonato de Primera División frente al ganador de la Copa.

Desde su creación Boca Juniors la ha disputado tres veces, mismas en las que ha caído: la primera, en 2012, frente al Arsenal F. C.; la segunda en 2015 contra San Lorenzo y, la tercera y más dolorosa esta, contra River Plate.

Lee más: ¿Por qué sentimos atracción por el futbol argentino?

La de hoy parecía ser distinta, los Xeneizes llegaban primeros del torneo local, los Millonarios decimoctavo. Boca podía romper la malaria en el novel torneo, pero un Superclásico se juega distinto. Es un partido aparte.

“Que queremos ganar, por supuesto, que nos gusta más que comer con los dedos, pero ganar es fácil y cualquiera lo hace; perder nos da la chance de mostrar cómo somos”, dice Martín Caparrós en Boquita, un libro que relata la historia del Club Atlético Boca Juniors.

Parece que los Bosteros intentan justificar la derrota, parece que dan patadas de ahogado para intentar ocultar que River les pasó por encima. La posición en la tabla hoy no sirvió. Ganó quien mejor jugó y más aprovechó y esos fueron los de la Banda.

Un gol de penal en el primer tiempo que Gonzalo “Pity” Martínez cobró de manera excelsa y un remate de Ignacio Scocco (viejo conocido del futbol mexicano) en la segunda parte que cerró la pinza y la debacle azul y oro.

Boca lo intentó de manera intermitente, pero se topó en distintas ocasiones con una muralla llamada Franco Armani. Quedó demostrado que la Bombonera juega, porque los Xeneizes jugaron desganados, Carlos Tévez no brilló. La cancha neutral (Estadio Malvinas Argentinas) no le funciona a los Bosteros.

Tuvieron que pasar 42 años para que los dos equipos más populares de Argentina disputaran una final. La última fue en 1976, cuando disputaron el Campeonato Nacional: “Ese 22 de diciembre caluroso y soleado, una multitud que se calculó en más de 70.000 personas marchó desde temprano para la cancha de Racing, dispuesta a ver un Superclásico especial, ya que definía un campeonato que podía ser el doblete de ese año para el equipo (Boca) que dirigía Juan Carlos Lorenzo, que ya había festejado el título en el Metropolitano”, relata El Gráfico, uno de los medios argentinos más longevos.

Aquel partido lo ganó Boca Juniors con un gol de tiro libre de Rubén Suñe. No solo fue el primer campeonato de los azul y oro en contra de su odiado rival, sino la implementación de una nueva regla: no era necesario esperar el silbatazo del árbitro, si había la suficiente distancia de la barrera, para cobrar el tiro de castigo. Así, llenos de viveza lo consiguieron.

“Boca siempre te hace sufrir, siempre conseguimos todo a fuerza de sacrificio y sufrimiento. Siempre ganamos cagando, o incluso en los penales, siempre con el culo a cuatro manos, pero así después lo valoras mucho más”, le declaró a Caparrós un aficionado recalcitrante de Boca.

Parece que los tiempos en los que Boca ganaba con el cuchillo entre los dientes han quedado pausados. Hoy se empató el marcador en triunfos. Boca tendrá que enfocarse en la liga y River tomar aire del panorama salvador que se le abrió el día de hoy.

River cargó muchos años con el fantasma de aquella final de 1976, ahora tendrán que pasar mucho tiempo, o no, para que Boca se sacuda la malaria que le puede otorgar perder con las Gashinas.

Link copiado al portapapeles

Otto Zuloaga

Veterinario frustrado; periodista por diversión y entusiasta del futbol argentino. @otto_zuloaga