¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

¿Por qué nadie me dijo que Ernesto Zedillo quiso intervenir en una final de Liga MX?

El Presidente de México, Ernesto Zedillo quiso intervenir en la final de Toluca y Atlas de 1999.

Una de las finales más recordadas y épicas en el futbol mexicano se dio en el Verano de 1999 entre el Toluca y Atlas, han pasado casi 20 años y aquel partido pudo ser marcado por tintes políticos. Ese cotejo es tan recordado por la intensidad con la que se jugó, los jugadores que participaron y el marcador de empate que se alargó hasta la tanda de penales.

Los Diablos Rojos y los Rojinegros se vieron en la final, habían sido los dos mejores equipos del torneo regular. En el primer juego realizado en el Estadio Jalisco, el cotejo terminó empatado a tres tantos. La vuelta se jugó tres días después en el Estadio Nemesio Diez, en tiempo regular el partido culminó con empate 2-2 y en el global 5-5.

Una de las tantas personas que veía el partido por televisión era el Presidente de la República, Ernesto Zedillo, un hombre apasionado al futbol y aficionado al Necaxa.

La intensidad del partido fue tanta que mientras se realizaban los penales, hubo un conato de bronca previo a que Rafael Márquez cobrara. Al final, el Toluca terminó ganando por 5-4.

Días después, el mandatario se dio cita en las instalaciones del Club Atlas en un evento en conjunto con el Gobernador de Jalisco. En su discurso, aprovechó para hablar del futbol y referirse a la final que los Zorros habían perdido, donde estuvo a punto de caer en una “una tentación autoritaria”.

Resulta que Zedillo estaba tan impresionado por el buen juego y lo cerrado que estaba el partido que pensó en llamar a los directivos de la Federación Mexicana de Futbol (FMF) para pedirles que ambos equipos fueran campeones.

“Estuve tentado a hablar por teléfono y decir: ‘este juego ya no continúa; los dos son campeones. No se vale que alguno de los equipos pierda, por la manera como han jugado a lo largo del torneo y en estos dos partidos”’, mencionó en dicho evento.

El jefe del ejecutivo lo pensó, seguramente la gente de la FMF no hubiese accedido, porque no está reglamentado. Pero sin duda dos campeones en una sola final hubiera marcado el futbol mexicano.