En las primeras dos jornadas de la Liga Bancomer MX el apellido Lainez ha dado de qué hablar en el torneo de Apertura 2018. Primero fue Mauro, futbolista de Lobos BUAP que en la jornada 2 anotó su primer gol en la Primera División y en la fecha 3 apareció Diego, quien metió un doblete para hacer sus primeros goles en el torneo local. Son jugadores muy jóvenes que surgieron de distintos equipos, pero que al final son hermanos y al parecer ninguno quería ser futbolista profesional.

Mauro tiene 22 años, surgió de las fuerzas básicas del Pachuca, jugó para Mineros de Zacatecas en la Liga de Ascenso MX y Lobos BUAP en la Liga MX, mientras tanto Diego es el hermano menor, tiene 18 años y es la joya del América. En una entrevista que el diario Récord hizo a Mauro, este reveló que ninguno de los dos quería dedicarse al futbol, incluso el menor quería ser charro profesional.

¿Quién es Mauro? El hermano mayor de Diego Lainez

“Diego quería ser charro y yo nadador, pero todo cambió cuando le pedimos a mi papá que nos entrenara y enseñara a jugar futbol”, fueron las palabras de Mauro.

El tema de ser charro tiene que ver con una de las gran pasiones que la Familia Lainez tiene. Ellos son originarios de Tabasco, pero es en la localidad de Acajutla, en el rancho de la abuela, donde viven La Malquerida, La Modelo, El Regalo, El ML y Chinaco, sus caballos.

Diego Lainez Charro Profesional Futbolista Tabasco

(Imagen de: Récord)

Según relata Mauro, todo comenzó porque la familia de su mamá se dedica a la ganadería, a su papá le gustan los caballos y ahí comenzó todo.

“Mi papá lo hizo con la intención de que estuviéramos juntos y pasáramos más tiempo en familia. Nos enseñó a montar y a trabajar el ganado, todo es bonito porque nos gusta estar en el rancho”, comenta.

Las cabalgatas son para disfrutar en familia y cada que los hermanos Lainez viajan a Tabasco pueden disfrutar de esos momentos.

“Mi abuelita hace un evento a la Virgen de los Remedios en Acajutla, Tabasco, donde le entrega una ofrenda, la cual se debe llevar a caballo a la iglesia. Esto te hace que le agarres pasión a los caballos”, agregó.

Así es como Diego Lainez se comenzó a enamorar de los caballos y en algún momento de su vida tenía decidido que quería ser charro profesional. Las cosas dieron un giro y ambos hermanos son promesa en el futbol mexicano.