La relación narco-deporte en México no es algo nuevo

La inclusión del nombre de Rafael Márquez en una lista ligada al narcotráfico ha sacudido el entorno deportivo, por la figura que representa el defensa de Atlas. Sin embargo, el...

La inclusión del nombre de Rafael Márquez en una lista ligada al narcotráfico ha sacudido el entorno deportivo, por la figura que representa el defensa de Atlas. Sin embargo, el Káiser no ha sido el único deportista mexicano en ser involucrado a este tipo de organizaciones.

Apenas meses atrás, el nombre de Cuauhtémoc Blanco se vio inmerso a lado del narcotráfico cuando ya era alcalde de Cuernavaca, específicamente con el grupo criminal Guerreros Unidos, aunque hasta no se ha comprobado dicha versión.

Jared Borgetti y Omar Chávez son otros dos deportistas involucrados con el narco. En 2013, el púgil y ex futbolista estuvieron en la fiesta de cumpleaños de Francisco Rafael Arellano Félix, en una noticia que no trascendió a más pero que deja un historial en contra de Chávez y Borgetti.

En 2016, Julio César Chávez admitió tener amistades con narcotraficantes, aunque aseguró que relacionarse con ellos era muy diferente a tener ese trabajo. Justo una de sus amistades era el mayor de los Arellano Félix.

Omar “El Gato” Ortíz, quien actualmente está cumpliendo una pena en Monterrey, fue vinculado con el Cartel del Golfo tras realizar dos secuestros de los que se declaro culpable, además de ser informante.

Uno de los casos más sonados años atrás fue el de José Pablo Tostado, jugador campeón del Mundial Sub-17 en 2011 y del que se esperaban muchas cosas. Sin embargo, las muertes de su abuelo (2009) y padre (2012), ligados al narcotráfico, terminaron por afectarlo y quedarse como una gran promesa, nada más.

Publicidad