En la vida universitaria muchos jóvenes experimentan las drogas y algunos de ellos hasta se animan a distribuirlas y meterse en el mundo de la ilegalidad, como le pasó al receptor abierto de los Cleveland Browns, Josh Gordon.

Gordon podrá jugar su primer partido con los Browns ante Los Angeles Chargers desde el 2014 tras la suspensión que le dio la liga por el uso constante abuso de sustancias prohibidas. Desde el 1 de noviembre, el jugador fue elegible para poder entrenar con el equipo.

En una entrevista que dio a Sports Illustrated, Josh Gordon admitió que en ocasiones recibía seis libras de marihuana en su correo por semana, mismas a las que sacaba hasta 10 mil dólares por mes al venderla en todo el estado de Texas, incluyendo las ciudades de Dallas y Austin.

En la misma entrevista, el receptor declaró que un verano tuvo una epifanía que le cambió la vida: “Si yo estaba dispuesto de hacer lo necesario para arreglarlo, entonces en qué punto estoy para hacer algo positivo con mi vida”.

De 2012 a 2014, Josh Gordon fue uno de los mejores receptores de la NFL, donde consiguió 2 mil 754 yardas con 14 pases de anotación en 35 juegos. Además lideró la liga en 2014 con 1,646 yardas totales y 117.6 por juego en 14 partidos en los que vio actividad.