Llegó el día que aficionados del Paris Saint-Germain, Real Madrid y muchos amantes del futbol estaban esperando: el juego de vuelta entre franceses y españoles, con el pase a los cuartos de final en el aire, pero con un marcador global de 3-1 a favor de Zidane y sus pupilos.

El partido comenzó como era de esperarse, con el cuchillo entre los dientes. La tensión en los 22 jugadores era perceptible. Pases equívocos, decisiones mal tomadas y dudas a la hora de proyectar mejor hacia al frente se pudieron ver.

Lee más: Real Madrid y PSG al rescate de sus técnicos 

Por supuesto, el equipo más necesitado era el PSG, pero fue el Madrid quien encontró las opciones más claras, ambas salvadas por el portero Alphonse Areola. La primera llegó en los pies de Sergio Ramos, en un tiro de esquina, en el que el defensor definió abajo, pero el guardameta respondió.

Sin embargo, la oportunidad más clara fue para Karim Benzema. Tras un pase entre líneas por parte de Marcelo, el francés se puso frente a Areola pero lo faltó seguridad en su decisión y terminó estrellando el balón en el arquero.

Por su parte, el cuadro parisino estuvo nulo de ideas adelante y la ausencia de Neymar afectó de manera  clara. La sensación de mayor peligro llegó con el joven Kylian Mbappé, quien con un disparo exigió un poco a Keylor Navas.

Así, el cuadro español terminaba el primer tiempo con su hoja de ruta intacto, seguramente. Y la mejor noticia para los de Zidane estaba por llegar, pues apenas al inicio de la parte complementaria (51′), Cristiano Ronaldo hizo lo acostumbrado y mandó la pelota al fondo de las redes, para poner el 0-1 (1-4 global) y darle tranquilidad a los blancos.

Al minuto 71 Edinson Cavani le dio un suspiro de vida al PSG con un gol llegado de la nada, cuando el balón golpeó la rodilla del uruguayo y se coló lentamente a la portería. Para mal del cuadro francés, minutos antes Marco Verrati se había hecho expulsar, por lo que pensar en una remontada era complicado.

La sensación de desgracia aumentó con un gol fortuito de Casemiro, que solo sirvió para hacer más grande el ataúd con un 2-5 global.

Real Madrid a cuartos de la Champions y el PSG a seguir esperando su momento de grandeza.

En la otra serie, Liverpool salió a manejar el resultado completamente. Con un global de 5-0 ante el Porto, los ingleses se presentaron en su cancha con varias ausencias, como la de Salah, su hombre estrella y sobrellevó el encuentro, al punto de que nadie hizo daño en la portería ajena y los segundos 90 minutos terminaron 0-0.

Los de Klopp a cuartos con la mano en la cintura.