Futbolista se queda sin equipo por racismo de los ultras

Erving Botaka-Yoboma fue vícitma del racismo del los aficionados del Torpedo, equipo de la segunda división de Rusia
(Imagen: VK)

A menos de una semana de que terminara el Mundial de Rusia 2018, el racismo hizo de las suyas en el país anfitrión. Un joven futbolista vio como su contrato era cancelado por el equipo de la segunda división, el Torpedo de Moscú, tan solo seis después de haberlo firmado. ¿La razón? Los aficionados del club no querían un jugador negro en su equipo.

Erving Botaka-Yoboma, un defensor de 19 años, nacido en Rusia pero de ascendencia congoleña, firmó por el Torpedo la semana pasada, lo que de inmediato provocó una oleada de protestas y muestras de repudio de los fanáticos del club ruso en la versión rusa de Facebook, VK.

En los mensajes, los radicales y ultras consideran que el fichaje de Erving Botaka-Yoboma es una falta de respeto a las tradiciones, reglas y normativas del Torpedo, así como expresar que lo único negro que podía haber en su club era el color del uniforme.

(Imagen: VK)

Ante la presión de los aficionados, la directiva del Torpedo canceló el contrato de Botaka-Yoboma, asegurando que se debió a razones financieras y que el racismo no influyó en la decisión. Buscando desmarcarse de esto, otros ultras del Torpedo trataron de explicar que el motivo de la hostilidad fue porque Botaka-Yoboma jugó con el rival, el Lokomotiv de Moscú, a pesar de que el Lokomotiv juega en una división diferente (la primera de la Liga Premier Rusa).

Aficionados del Torpedo (Imagen: Getty)

No es la primera vez que el Torpedo enfrenta sanciones por actos de racismo. En septiembre de 2014, una parte del estadio fue cerrado por los cantos racistas de sus ultras dirigido a Christopher Samba, que en ese entonces jugaba en el Dínamo de Moscú. En abril de 2015, desplegaron una pancarta con símbolos nazis, lo que les valió la clausura del estadio, lo que se sumó a una sanción previa que se les había impuesto por el racismo mostrado contra Hulk, cuando el delantero brasileño jugaba con el Zénit de San Petersburgo.

Aficionados del Torpedo en su estadio (Imagen: Getty)

Alexander Zotov, quien es el presidente del sindicato de futbolistas ruso, expresó su condena ante este acto del Torpedo: “Ha habido cambios de actitud en la Copa del Mundo, pero sigue habiendo grupos de idiotas. Hemos visto a una sociedad abierta en el Mundial, pero continúa existiendo gente con vista limitada en nuestro país”.

Esperemos que Erving Botaka-Yoboma encuentre pronto un club en el que se pueda desarrollar exitosamente y que, sobre todo, le respeten como se lo merece. Repudio total al racismo.