¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

¿Quién era Osvaldo Batocletti, el “tigre más tigre”?

La historia de Tigres no se puede entender sin Osvaldo Batocletti, quien fue uno de sus máximos referentes

En un mundo lleno de redes sociales, donde la inmediatez es lo más relevante, en ocasiones parece que los nombres más relevantes e históricos pierden fuerza. Los años pasan y las leyendas ven cómo su legado va quedándose solo en la memoria. Sin embargo, esa huella imborrable que se forjó por años es la que permite el pasó a las leyendas, como a partir de ahora lo es Osvaldo Batocletti.

Osvaldo falleció este viernes 17 de mayo en Monterrey y fue en esa ciudad donde se convirtió en un histórico del futbol mexicano, específicamente con Tigres, pero el andar de Bato en México no comienza ahí. De hecho, es con los felinos donde acaba todo.

Jugador desde la década de los años sesenta (1967), Batocletti vio su nacer como jugador de futbol en su natal argentina, país en el que fue parte del Racing de Avellaneda, Lanús y Unión de Santa Fe. Dicho historial le abrió las puertas del balompié azteca.

En 1974 León fichó a Bato y ahí dio sus primeros pasos como defensor central en México. Con la institución Esmeralda, Osvaldo mostró su calidad y liderazgo, mismas que se proyectaron de manera legendaria a partir de 1977 cuando arribó a Tigres.

Con la institución regia, Batocletti no tardó mucho en demostrar el porqué se fijaron en él, ya que en su primera campaña salió campeón, siendo el referente de la zaga y uno de los elementos más importantes de la reconocida como primera época dorada de Tigres, ya que -además de la mencionada- lograron llegar a otras dos finales (campeón en 1982 y subcampeón en 1980). Y sí, en todas ellas estuvo Bato.

En aquella época, Osvaldo compartió cancha con jugadores también leyendas del club, tales como Tomás Boy, Pilar Reyes y Roberto Gómez Junco, quienes fueron dirigidos por el histórico Carlos “El Tanque” Miloc.

La carrera futbolística del “tigre más tigre” llegó a su fin en 1984, después de siete temporadas con el club de Nuevo León y se despidió como auténtica leyenda, misma que se agrandaría aún más en el retiro, pues nunca abandonó al club y en más de una ocasión tomó las riendas del primer equipo como entrenador.

La hazaña más recordada de Bato al frente del banquillo universitario se dio en 2005, con el famoso Aztecazo. En los Cuartos de Final, tras llegar con un global de 3-1 en contra, los Tigres de Osvaldo hicieron lo imposible y eliminaron a las Águilas de Carrillo. Un 4-1 fue fulminante y elevó el estatus de leyenda del argentino en el club regio.

Sin embargo, el momento más glorioso como DT para Batocletti se dio hace poco más de un año. El 04 de mayo de 2018, Bato guió a Tigres Femenil a su primer campeonato de liga en su corta historia de existencia. El rival y el escenario no pudieron ser mejores: contra Rayadas y en su casa.

Días después de ese título, y para sorpresa de todos, Bato anunció que dejaba el puesto de director técnico por motivos personales, los cuales se supieron poco después, cuando el propio Osvaldo anunció que estaba luchando contra el cáncer, ese mismo que ha provocado su muerte este viernes 17 de mayo de 2019. 

Jugó en otros clubes y dirigió a un par más (Querétaro e Irapuato), pero queda claro que Bato siempre será Tigres y viceversa.