Chivas es una incógnita en estos momentos. Los cambios en los últimos meses tienen preocupada a su afición. Problemas económicos provocaron las salidas de Rodolfo Pizarro y Matías Almeyda de la institución, lo cual no da un buen augurio en lo que viene. El Torneo Apertura 2018 está a una semana de arrancar y acá te decimos lo que se puede esperar en el futuro del Rebaño Sagrado.

Si uno ve las bajas de Chivas, diría que la columna vertebral del equipo se esfumó por completo. El guardameta, Rodolfo Cota, terminó su largo préstamo y regresó con Pachuca, donde instantáneamente fue pasado a León. Oswaldo Alanís acabó su contrato y con 29 años decidió emprender el viaje rumbo a Europa, donde jugará para el Getafe de España.

Jorge Vergara quiere vender a Chivas

El que tenía tintes de que el viejo continente sería su próximo destino era Rodolfo Pizarro, quien terminó por ir a Rayados de Monterrey, a cambio de 16 millones de dólares. Y la salida más dolorosa para los aficionados al Rebaño quizás sea la de Matías Almeyda. La desgastada relación entre el técnico y la directiva hicieron que el argentino optara por hacerse a un lado del club.

Entre otras bajas estuvieron las de varios jóvenes que se marcharon cedidos, como Ronaldo CisnerosGiovani Hernández, Alejandro Mayorga, José Antonio Rodríguez, José Gurrola, Óscar Macías y Michelle Benítez.

A cambio llegaron Ángel Sepúlveda como refuerzo estelar, Raúl Gudiño tras su aventura en Europa, Josesarlos Van Rankin, procedente de Pumas y se dio regreso de Miguel Ponce.

Otras altas fueron los futbolistas que regresaron tras estar cedidos el torneo anterior. Jorge Enríquez volvió junto con Mario de Luna y el canterano, Alejandro Zendejas.

El reemplazo de Almeyda es el ex jugador, José Saturnino Cardozo, quien en su etapa como director técnico las cosas no han salido como esa brillante etapa como goleador del Toluca.

El augurio para Chivas no es el mejor. En pretemporada disputaron seis encuentros, con un saldo de dos triunfos, dos empates y dos derrotas. De los últimos tres, los cuales se llevaron a cabo en Estados Unidos, no ganaron ninguno.

Las nuevas caras no han pesado en el Rebaño Sagrado. Si a eso le suman el historial de Cardozo como técnico, la cosa no es alentadora.

El paraguayo ha dirigido a cinco equipos en la Liga MX. El primero fue Querétaro, escuadra donde tuvo un buen paso, al meterlos hasta semifinales del Apertura 2011. El augurio de una carrera en el banquillo era positivo. Lugo vino el club de sus amores, Toluca.

Con los Diablos Rojos estuvo tres temporadas, sitio donde más tiempo ha estado como entrenador. En dos de ellas se quedó cerca de la Final. En el último torneo, la directiva optó por no seguir con la relación laboral. A partir ahí vino la debacle. Cardozo pasó por Jaguares y Veracruz, donde pasó sin pena ni gloria. Solo los hundió más en la pelea por el descenso.

Ahora, Cardozo llega a Chivas con la tarea de levantar a un equipo que está por los suelos anímicamente, sin su pastor Almeyda. El Torneo Apertura 2018 lo afrontará con un equipo distinto, más limitado en cuanto a nombres relevantes. Los jóvenes volverán a ser la apuesta del Guadalajara, quienes deberán sacar a flote a la institución, tal y como lo han hecho a lo largo de la historia del club.

Pepe Cardozo va a Chivas porque sale barato

Este nuevo torneo, que para Chivas inicia el sábado 21 de julio ante Tijuana, no pinta bien. Quizás los resultados tarden en llegar. Habrá que darles el beneficio de la duda. Pero la realidad es que, a primera vista, este equipo no está para pelear por el campeonato como su historia lo exige.