Aparte de ser futbolistas también son personas y como cualquiera de nosotros tienen una vida privada, pero como ellos son una imagen publica no se pueden exhibir. Y es que al ser futbolistas las personas los ven como héroes, como una figura a seguir, no se nos olvide que ellos también tienen amigos, van fiestas y se divierten, pero hay un punto que en muchas ocasiones sobrepasan y entonces los equipos los consienten y se callan.

Los jugadores son empleados de los clubes de futbol y deben respetar el reglamento de cada equipo y las instrucciones del cuerpo técnico. No hay excusas, su trabajo es responder dentro y fuera del terreno de juego, para eso le pagan. La fama y el dinero que puede tener un futbolista lo puede llevar a perder la cabeza y hacer cosas que infringen el reglamento.

Lee más: Jugador del Atlas es separado por jugar un partidito de Fut 7 [Video].

Sienten que al ser figuras pueden hacer lo que quieran y tienen que ser protegidos. Solo recordemos las ocasiones que hemos escuchado que jugadores han metido mujeres y alcohol a una concentración previo a un partido. Lo que se cuenta de Cuauhtémoc Blanco y sus vicios, pero en ocasiones los equipos prefieren ocultar la faltas al reglamento y apoyar al futbolista porque es un hombre fundamental para su equipo.

Apenas en esta semana se dieron tres casos de indisciplina de jugadores en equipos de la Liga MX, el primero el del joven Diego Chávez, quien fue separado del Veracruz porque llegaba en estado inconveniente a los entrenamientos. Hedgardo Marín, el defensa de Chivas que fue relegado al equipo Sub-20 por haber metido a un mujer al hotel de concentración. El último fue el del peruano, Alexi Gómez, quien fue sorprendido jugando un partido amateur previo a un partido con Atlas.

Parece que los equipos se han cansado de este tipo comportamientos, han comenzado a castigar y exhibir a los futbolistas. Pero seguro algunos clubes callan porque tienen miedo de perder a sus jugadores que pese a sus faltas al reglamento son esenciales para que tengan buenos resultados. Entonces consienten sus faltas al reglamento