¿Por qué los Eagles usan cabezas de perro y engrasan postes?

Estar en un juego de campeonato de conferencia es motivo de fiesta para cualquier equipo de la NFL y sus aficionados, sin embargo las costumbres más bizarras salen a relucir...

Estar en un juego de campeonato de conferencia es motivo de fiesta para cualquier equipo de la NFL y sus aficionados, sin embargo las costumbres más bizarras salen a relucir en la víspera de un Super Bowl, tal y como lo están haciendo los Philadelphia Eagles.

Para acceder a esta instancia, los Eagles tuvieron que demostrar que lo hecho durante la campaña regular no fue obra de la casualidad al ser el mejor equipo de la Conferencia Nacional con un récord de 13-3. Previo a su duelo divisional ante los Falcons, Philadelphia lucía sorprendentemente como los “no favoritos” o underdogs ante la ausencia por lesión de su líder, el quarterback Carson Wentz.

Tomando este término como motivación, los jugadores de los Eagles, Lane Johnson y Chris Long decidieron comprarse máscaras de cabezas de perro y portarlas con orgullo como burla para quienes les decían que eran los underdogs en este partido.

Esta actitud provocó que se creara una moda en Philadelphia, pues rápidamente en internet los aficionados de los Eagles comenzaron a comprar las máscaras por internet que subieron su precio hasta los 300 dólares, además que la administración del equipo confirmó que permitiría que los seguidores entren al estadio portando las cabezas de perro. Así que no les extrañe ver hoy en el juego a estas criaturas vestidas de aves con cabezas de canes.

ENGRASADOS

El día de hoy, los Eagles se enfrentan en casa por el título de la Conferencia Nacional a los Minnesota Vikings en casa, el Lincoln Financial Field de Philadelphia, con la posibilidad de regresar a un super domingo desde que lo disputaron (y perdieron) en 2005 ante los New England Patriots.

Anticipando los festejos en caso del triunfo, la administración de la ciudad de Rocky Balboa tomó una medida muy peculiar para evitar que el exceso de alcohol y la imprudencia afecten las estructuras de la ciudad: engrasar los postes.

Esta decisión prevendría que los aficionados emplumados se crean aves de verdad y tomen las alturas de los postes y semáforos y de ahí aventarse.

Así que la fiesta en Philadelphia está ya bien organizada y ahora solo falta que los Eagles hablen en la cancha y demuestren que son los underdogs favoritos de la NFL.