¡Philadelphia Eagles da el campanazo y se proclama campeón del Super Bowl LII!

Llegó el esperado día para todos los aficionados del futbol americano. El Super Domingo, el juego más importante de todos… ¡el Super Bowl!, con Philadelphia Eagles y New England Patriots...

Llegó el esperado día para todos los aficionados del futbol americano. El Super Domingo, el juego más importante de todos… ¡el Super Bowl!, con Philadelphia Eagles y New England Patriots como los grandes protagonistas.

El volado quedó en manos de los Pats, quienes cedieron la primera posesión a Eagles y decidieron no aprovecharla, para poner los primeros puntos en el marcador, con un gol de campo.

Brady y compañía no se quisieron quedar atrás. Con el balón en sus manos hicieron un rápido traslado que los llevó a zona roja, sin embargo, solo se pudieron empatar el encuentro.

En la segunda posesión, el quarterback de Eagles, Nick Foles, apareció para hacer una jugada grande. Un bombazo desde la yarda 36 llegó a las manos de Alshon Jeffery, quien hizo un atrapadón, para poner la pizarra con un 9-3, que se quedó así por la falla del punto extra.

Stephan Gotkowski tuvo en sus pies la oportunidad de acercar a New England, pero una falla en el acomodo del balón le impidió hacer un buen golpeo, por lo que nada se movió en el marcador.

Tras la falla, Philadelphia no quiso desaprovechar su buena momento y un acarreó de 21 yardas de LeGarrette Blount le permitió a los Eagles poner el marcador 15-3. Las Águilas buscaron la conversión de dos puntos, pero de nueva cuenta fallaron.

Acostumbrados a no dejarse caer por un marcador adverso, los Pats se volvieron a hacer presentes en el marcador. Un gol de campo de Gotkowski y un touchdown de J. White (Patriots falló el gol de campo) regresaron al juego al equipo de Belichick, con un cerrado 15-12.

Sin embargo, Eagles tampoco se dejaría sorprender por el poderío de su rival. En cuarta oportunidad, a jugarse 40 segundos antes de terminar la primera mitad, las Águilas se ‘inventaron’ una jugada de fantasía para que Nick Foles se convirtiera en receptor (los Patriots también la intentaron minutos antes, pero Brady no atrapó el pase) y así, con el gol de campo, poner el 22-12 antes de irse a vestidores.

Sin duda alguna, un juego que estaba entregando emociones al por mayor.

Tras el espectáculo de medio tiempo, protagonizado por Justin Timberlake, New England recibió la patada para iniciar el tercer cuarto y no desaprovechó. Una serie ofensiva relampagueante por parte de Tom Brady culminó con el ovoide en las manos de Rob Gronkowski para rapidito poner la pizarra 22-19, después del tanto extra.

Así como en el primer cuarto los Patriots respondieron de inmediato, los Eagles hicieron lo mismo en el tercero. Un pase preciso de Foles a las manos de Corey Clement, más el extra, le regresó la ventaja a Philadelphia por 10 puntos, con un 29-19.

Conscientes que no podían despegarse más, Brady y compañía volvió a demostrar que está hecho para los momentos de presión. De nueva cuenta los Patriots fueron capaces de llegar a las diagonales, gracias a Chris Hogan, quien recibió el pase de Tom. Con el punto extra, el marcador registraba un 29-26 y nada para nadie. El partido estaba para cualquiera.

En la siguiente serie ofensiva por parte de Philadelphia salieron buscando otro TD, pero se tuvieron que conformar con tres puntos de los pies de Jake Elliott, para alejarse un poco más. Sin embargo, de nueva cuenta la dupla Brady-Gronk se hizo presente para empatar el marcador 32-32 y, con el punto extra, los Patriots tomaron la ventaja del partido por primera vez 32-33.

Eagles tenía nueve minutos y 22 segundos para ir por la victoria e hicieron una serie ofensiva con maestría. Gastaron el reloj y lo llevaron hasta los dos minutos y 21 segundos, después de que Ertz consiguiera el touchdown. 38-33, poco más de un par de minutos separaban a Philadelphia de la gloria, pero enfrente tenían al considerado mejor QB de la historia, con mucho tiempo en sus manos.

Apenas iniciando la serie para dar la vuelta, Brady preparaba el pase, fijó el objetivo y… ¡balón suelto! Brandon Graham golpeó a Tom y las Águilas recuperaron el ovoide. El título estaba en su manos. Un gol de campo los acercaría un poco más al Vince Lombardi con el marcador 41-33.

La dupla Belichick- Brady, con un minuto y cinco segundos en el reloj, querían otra hazaña, pero no pudo llegar, Los Eagles defendieron con todo y sí, lograron lo que no muchos creían: ¡ser campeones de la NFL!