Pelea entre Canelo y Golovkin prácticamente cancelada

Parecía que el caso del clembuterol solo pasaría como una anécdota más entre las varias que nos iba a ofrecer la segunda pelea entre Canelo Álvarez y Gennady Golovkin pero...

Parecía que el caso del clembuterol solo pasaría como una anécdota más entre las varias que nos iba a ofrecer la segunda pelea entre Canelo Álvarez y Gennady Golovkin pero no ha sido así y al paso de los días el positivo del boxeador mexicano ha puesto en vilo el tan esperado encuentro, al punto de casi poder afirmar que se cancelará o mínimo se postergará.

El pasado 23 de marzo la Comisión Atlética de Nevada pidió la suspensión temporal del Canelo para que el 10 de abril pudiera presentarse a una audiencia y mostrar pruebas a su favor, en lo que parecía algo muy protocolario. Sin embargo, como han ido pasando las horas todo se ha vuelto más complicado, poniendo en serias dudas al combate. Ahora, casi siete días después, el director ejecutivo de la Comisión, Bob Bennett, ha pedido explícitamente que al púgil mexicano se le aplique un periodo de inegibilidad por las fallas en sus pruebas antidopaje los pasados 17 y 20 de febrero.

Lee más: Canelo Álvarez, el falso doping y la carnicería de clembuterol que nos tragamos

Esta ‘solicitud’ no debe pasar inadvertida, pues hay que tener presente quien lo hizo, una persona con peso en la organización y que su opinión debe pesar mucho. Además, la audiencia planeada para el 10 de abril fue pospuesta ocho días más.

En caso de que la inegilibilidad de Álvarez sea aprobada, esta puede darse antes o después de la pelea contra GGG, algo que significaría la cancelación del combate o bien irían en contra de su política por cuidar a sus boxeadores, dependiendo la resolución.

Por si fuera poco, de acuerdo a ESPN, Bennett habría recomendado que “Álvarez proporcione a la Comisión pruebas negativas para sustancias prohibidas, a través de un panel sobre uso de drogas y un panel de diuréticos y esteroides, hasta que pida una nueva licencia de combatiente”. Además, para el directivo también es justo que el mexicano “pague los costos aplicables del procedimiento disciplinario, incluidos los costos de investigación, pago de abogados y/o el costo de las pruebas antidopaje”. Es decir, todo está contra el jalisciense y su pelea ante el kazajo luce destinada a la cancelación.

Y si querían más señales, ahí está lo hecho por MGM Resorts International, empresa dueña de la T-Mobile Arena, recinto donde hasta la fecha esta pactada la Canelo-Golovkin 2, que ha decidido regresar el dinero a las personas (que así lo deseen) que hayan comprado boleto para la función.

Publicidad