Pelé, el futbolista que inauguró la lealtad

Los recientes días Edson Arantes do Nascimento se ha vuelto noticia y, lamentablemente, no por las mejores circunstancias. El pasado 15 de enero, durante la inauguración del campeonato regional de...

Los recientes días Edson Arantes do Nascimento se ha vuelto noticia y, lamentablemente, no por las mejores circunstancias. El pasado 15 de enero, durante la inauguración del campeonato regional de futbol del estado de Río de Janeiro, Pelé apareció presumiendo su nueva “zapatilla”, una andadera. El aparato ortopédico se volvió una extensión de O reí debido a una serie de cirugías en la cadera, menisco y columna a las que fue sometido.

El día de hoy nos despertamos con la noticia de que Pelé sufrió un desmayo, motivo por el cual había sido internado de urgencia. Más tarde su asesor desmintió la “noticia” y dijo que el exjugador estaba en su casa “haciendo fisioterapia”. El comunicado con la información del supuesto desmayo fue emitido por la Asociación de Periodistas Deportivos de Inglaterra. ¡Falsa alarma!

El mejor jugador de la historia tiene un sinfín de récords que difícilmente serán rebasados, pero hay uno que proviene del corazón: jugar —casi— toda su carrera para la querencia.

El jugador que inauguró la “fidelidad”

Pocos pueden presumir de haber visto jugar a Pelé. El brasileño se retiró en 1977 con el Cosmos de Estados Unidos, equipo al que llegó en 1975 para, en sus palabras, promover el futbol. El resto de su carrera la vivió con el club de sus amores, el Santos de Brasil.

O reí abrió paso a la camada de jugadores leales que, a pesar de tener las condiciones, no aceptaron portar la camiseta de otro club. En el eterno debate entre quién es el mejor jugador de la historia si Diego Armando Maradona o Edson Arantes, se ha utilizado como arma la supuesta mediocridad del brasileño por no querer emigrar al futbol europeo.

Especular sobre cuál habría sido la historia del futbol si Pelé hubiera aceptado jugar con uno de los grandes clubes europeos nos llevaría a un debate interminable; lo más seguro es que el brasileño hubiera hecho del club en el que jugara, como hizo con el Santos, el mejor del mundo.

Pelé ha declarado que el Real Madrid y el Milán lo buscaron en repetidas ocasiones pero “en ese instante Santos estaba en un gran momento, yo me sentía bien ahí, con grandes jugadores y no tenía muchas ganas de cambiar”. No podemos modificar el ADN de los brasileños, los futbolistas que sin duda más disfrutan de jugar a la pelota.

Durante sus dos años con el Cosmos compartió vestidor con Franz Beckenbauer, otro de los que se encuentran dentro del Top 10 de los mejores futbolistas de la historia. La MLS siempre buscó crear empatía con los aficionados a los deportes en Estados Unidos, trabajo que hasta hoy siguen desempeñando a base de billetazos. Quién sabe, a lo mejor Pelé también le dio apertura a la liga en la que los jugadores de futbol van a terminar sus carreras, el cementerio de elefantes.

Publicidad