Pedro Infante, un actor y cantante con alma de boxeador

Pedro Infante es una figura icónica de la cultura mexicana y su pasión por los deportes nunca escondió, con el boxeo como el principal

El 18 de noviembre no es un día más en México, aunque así lo parezca. Por mucho tiempo ha sido destinado para celebrar a una de las figuras más representativas de la cultura nacional y quien hoy, si un accidente aéreo no le hubiera provocado la muerte, estaría festejando 100 años de vida. Sí, hablamos de Pedro Infante.

Para reconocer la grandeza de Infante basta con teclear su nombre en un buscador de Internet  y ver la cantidad de notas (como esta) que están dirigidas hacia su memoria. Sus películas y canciones lo catapultaron a una fama que pocos pueden conocer y que hasta el día de hoy probablemente nadie ha igualado. Indio, padre, policía y un sinfín de personajes fue capaz de interpretar el sinaloense, sin embargo, uno de los más recordados siempre será Pepe el Toro. Sí, el boxeador.

Capaz de llevar parte de sus gustos de la vida diaria a los sets de grabación, en 1953 logró poner en la pantalla grande una de sus actividades favoritas: el box. Con Pepe el Toro, el Ídolo de México pasó de carpintero a un boxeador de barrio, en una película en la que consiguió realizar la mejor escena de boxeo hasta ese entonces, donde sus entrenamientos y habilidades de pugilista seguro le sirvieron para poder llevar acabo.

Apasionado a los deportes, Pedro Infante hizo del boxeo una parte de su vida, si bien no al punto de intentar llegar al profesionalismo, pero sí lo trataba con seriedad. Basta con ver quienes fueron sus entrenadores “personales”:  Raúl “Ratón” MacíasBernabé “Babe” Vázquez, ambos campeones de boxeo en diferentes categorías.

Y tan representativo se convirtió ese personaje para el de Guamuchil que el Doodle, realizado por Google en su honor y que toma los aspectos más importantes como la música y la aviación, no se olvidó de poner su personaje de Pepe el Toro, un papel que ha trascendido por años.

***

Pepe el Toro, el gran rival del futbol en México y la capacidad de detener el tiempo

En México pocas cosas pueden causar más expectación en el público que el futbol, excepto las películas de Pedro Infante. A más de 50 años que se se convirtiera en una de las máximas estrellas del Cine de Oro mexicano, el sinaloense es capaz de robarle la atención al deporte favorito del público azteca.

De acuerdo a un texto de la BBC publicado en 2014, las cintas protagonizadas por El Inmortal logran alcanzar entre 15 y 20 puntos de audiencia, “casi la misma cantidad de los televidentes que reúnen los encuentros de los equipos más populares como América y las Chivas”, demostrando que su popularidad se mantiene al paso de los años, pese a que la mayoría del público que ahora lo ve ni siquiera había nacido cuando el de Guamuchil falleció.

“El mercado mexicano está lleno de peculiaridades y una de ellas tiene que ver con la nostalgia”, reconoció para el medio inglés el especialista en temas televisivos, Álvaro Cueva.

Curiosamente, Pedro Infante fue un apasionado de deportes como el box, el motocicilismo y la natación, pero de futbolista, el deporte más famoso, no se supo nada y tampoco una producción con esa temática como principal argumento.

A 100 años de su nacimiento, sin duda, Pedro Infante se mantiene en el gusto de la gente, al punto de seguir inspirando textos como homenajes.

Publicidad