Los ochomiles, el reto más imponente del alpinismo

En el mundo existen todo tipo de deportes, pero mención aparte merecen aquellos que retan al ser humano a llegar a más. Esos que convierten en súper héroes a los mortales,...

En el mundo existen todo tipo de deportes, pero mención aparte merecen aquellos que retan al ser humano a llegar a más. Esos que convierten en súper héroes a los mortales, como el alpinismo, que a lo largo de la historia ha dejado historias memorables, para bien y para mal.

El alpinismo tiene dentro de sus grandes retos conseguir la ruta de los ochomiles. ¿Qué es eso? Sencillo, en toda la Tierra sólo 14 montañas pueden ser consideradas dentro del grupo que cumplen el requisito de tener más de ocho mil metros sobre el nivel del mar y ahí es donde se han gestado importantes historias.

Dentro de los registros, se considera al Everest como la elevación más imponente, con sus 8 mil 848 metros. Le siguen cimas como las del K2, Makalu, Annapurna y, como la más pequeña dentro de estas gigantes, está Shisha Pangma, con ocho mil 27 metros sobre el nivel del mar.

Pese a que es un reto de gran complejidad, no han sido pocos los personajes en conseguir la hazaña de llegar hasta a cumbre de cada una de las 14 montañas. El primero en completar todo el ciclo fue el italiano Reinhold Messner, que lo logró en un lapso de 16 años.

El segundo alpinista en realizar el circuito fue el polaco Jerzy Kukuczka. Sin embargo, merece mención aparte, pues de todos los escaladores que han subido los “ochomiles”, él ostenta el récord de haberlo hecho en menos tiempo, con un total de 7 años, 11 meses y 14 días.

Y si creen que los mexicanos no destacamos en el alpinismo, están muy equivocados. Carlos Carsolio se convirtió en el cuarto hombre, primer mexicano y latinoamericano en subir las 14 cimas más imponentes del mundo, en un periodo que correspondió entre 1985-1996.

“En tres ocasiones me despedí de la vida con la certeza que iba a morir y logré sobrevivir”, mencionó el ex alpinista para mediotiempo.com

En 2010 sería un año histórico para el reto de los “ochomiles”, ya que en ese año se vio cómo la primera mujer conquistaba todas las montañas. Su nombre es Edurne Pasaban, de España, que hizo posible su logro en nueve años, entre 2001 y 2010.

“El coste personal ha sido muy grande, ya que para conseguirlo he tenido que dejar muchas cosas de lado y he pagado con problemas personales, pero puedo decir que ha merecido la pena”, expresó la alpinista en la presentación de su libro.

Messner comenzó como guía, sin quererlo, en 1970 y a partir de ese año, 32 personas han completado el circuito. Sí, nos imaginamos que sencillo no es. El esfuerzo físico y mental es desgastante, saber “que la muerte siempre está presente” es algo con lo que los alpinistas deben vivir. Sin embargo, la satisfacción por el logro cometido, nadie se lo podrá quitar.