Oakland Raiders: una nueva cara en la sequía

Derrick Brooks interceptó el balón al Jugador Más Valioso de la temporada 2002, Rich Gannon. Ahí todo Qualcolmm Stadium supo que los Buccaneers de Tampa se llevarían su primer trofeo...

Derrick Brooks interceptó el balón al Jugador Más Valioso de la temporada 2002, Rich Gannon. Ahí todo Qualcolmm Stadium supo que los Buccaneers de Tampa se llevarían su primer trofeo Vince Lombardi.

Los fanáticos de Oakland siguen remontándose al Super Bowl XXXVII ante Tampa Bay para encontrar el último de los juegos de playoff que ha jugado su equipo. Sin embargo, esta temporada parece que la quinta racha más larga sin avanzar a la postemporada va a llegar a su fin en 2016.

Las distancias son notorias: a estas alturas de la temporada (semana 11), los “Malosos” llevan siete victorias, cifra que alcanzaron la campaña pasada y que son la sumatoria de los triunfos en 2013 y 2012.

Sin embargo, más allá de las victorias, los registros hablan de que en efecto, el “just win, baby” está de vuelta al norte de California. Hasta este punto de 2016, los Raiders marchan como la quinta mejor ofensiva de la liga: 401.1 yardas por partido, 27.2 puntos por encuentro y un mariscal de campo, Derek Carr, que presume 17 pases de touchdown por apenas tres intercepciones, siendo tercero en ese departamento para aquellos quarterbacks que han iniciado todos sus partidos.

En el arsenal ofensivo, también el receptor Amari Cooper se vislumbra en la élite de la liga, siendo tercero en la categoría de yardas por recepción.

Del otro lado del ovoide, la defensiva se muestra como una unidad sólida, siendo cuarta en la liga en yardas permitidas con 398 por juego y apenas 24.2 puntos por partido.

Al Davis no pudo verlo. Murió cuando quizás, los Raiders pasaron sus peores años. Ni en el Draft, ni en la cancha. El lema que inmortalizó el fundador y en algún momento entrenador de los “Malosos” se quedaba como un lema publicitario, porque hacían todo menos ganar.

Pero en 2016, ante otro campeón, y uno de sus máximos rivales, los Raiders impusieron su ley y aseguraron su victoria siete de la temporada para estar a la par de los Kansas City Chiefs y los Broncos.

Ahora, los Raiders visitarán México por primera vez desde 2001, cuando derrotaron a los Cowboys en la pretemporada de una campaña que enseñaba un posible campeón. ¿Se repetirá la historia?