NFL

¡Todos queremos ver a los Browns!

Los Cleveland Browns se armaron para dar el salto a los playoffs en la temporada 2019 en la NFL.
(Foto: Los Pleyers)
Por: Antonio Pérez (@fantoniopera )

Ganar 1 de 32 partidos en dos temporadas de NFL se dice fácil, pero hay que hacerlo. Ese fue el récord de lo Browns en las campañas 2016 y 2017, algo que los aficionados de Cleveland querrán borrar de su memoria.

Afortunadamente los Cavaliers de Lebron obtuvieron el trofeo Larry O’brien en la temporada 2016 y ayudaron a que la fanaticada del norte de Ohio se olvidara un poco de la tristeza que daban los Browns.

Tras aquellas dos temporadas desastrosas algo bueno tenía que pasar. Llegué a pensar que perdían a propósito, que todo era con un fin; algo similar a lo que pasó con los Raiders la temporada anterior.

Las malas noticias para los Browns se convirtieron en selecciones de Draft. En primera ronda del 2017 se hicieron de Myles Garrett (DL), Jabrill Peppers (S) y David Njoku (TE). El equipo comenzaba a tomar forma. Esa campaña sólo ganaron un juego, así que era hora de reforzar otras zonas.

Después de un desfile interminable de QB’s, la prioridad era hacerse de un jugador franquicia con buenos números en el colegial y credenciales suficientes para echarse al hombro a un equipo desalmado.

Con un récord de 1-15 aseguraban otra primera selección en el Draft 2018, además de las conseguidas vía otros equipos. El elegido fue Baker Mayfield, la estrella de los ‘sooners’ de Oklahoma y flamante ganador del Trofeo Heisman.

De esa generación también llegaron a la ‘perrera’ Denzel Ward (CB) y Nick Chubb (RB).

¿Pero qué sería de un QB novato sin tener a quién lanzarle el balón? Lo previeron. Aunque mandaron al receptor Josh Gordon a los Patriots, se hicieron de los servicios de Jarvis Landry (Dolphins, WR) con miras al futuro.

Los resultados se dieron y la temporada que recién terminó dejó buenas sensaciones en los Browns, que para empezar, ya no fueron últimos en su división y lograron 7 triunfos por 8 derrotas y un empate. Mayfield tuvo una buena temporada de novato en la que lanzó 27 pases de TD para 3,725 yardas.

Unos días después de que concluyó la campaña 2018, los Browns se pusieron a trabajar y firmaron a Kareem Hunt (RB) cortado por los Chiefs por violar la política de conducta personal de la NFL. Hunt recibió 8 juegos de suspensión, pero vale la pena esperar.

Su jugada maestra fue en el “Año nuevo” de la liga con la llegada de Odell Beckham Jr. (WR). El canje significó entregar a los Giants su Pick 17 de este año, sus selecciones de segunda y tercera ronda, así como al safety Jabrill Peppers.

Decía que la llegada de Landry era con vistas al futuro, pues el movimiento de los Browns juntó a los dos ex receptores de LSU y formó una ofensiva que llamará la atención de todos los equipos.

La expectativa por los nuevos Browns ha subido como la espuma, al grado que los han colocado como contendientes al Super Bowl. El gerente general, John Dorsey, ha pedido calma pues sabe que el roster debe adaptarse para dar resultados.

Por lo pronto, las televisoras de Estados Unidos ya se pelean los derechos de transmisión de los Browns y están a la espera del calendario para saber cuántos juegos estelares le dan a Cleveland.

Publicidad