Este sábado se disputó el juego entre Dallas CowboysSeattle Seahawks, correspondiente Ronda de Comodines de la NFL, antes de que el partido culminara vivimos momentos de incógnita. Antes de que terminara el primer cuarto, el receptor Allen Hurns sufrió una aparatosa lesión, la cual obligó a que las acciones se detuvieran y que este tuviera que abandonar el estadio.

Esta es la espeluznante lesión de un quarterback de la NFL [Video]

Se jugaba el minuto 7, cuando Hurns trataba de arrastrar el ovoide, pero fue tacleado por Bradley McDougal. En el derribe, el jugador de Seattle recargó todo su peso en la pierna derecha de su rival. El tobillo no soportó la cantidad la presión y se rompió. Cuando cayó al césped, Allen comenzó a gritar de dolor por lo que los jugadores cercanos a él alertaron de la lesión.

Los que estaban cerca del jugador pusieron sus manos en la cabeza, pues se dieron cuenta de la magnitud de la lesión, ya que el pie dio un medio giro que normalmente no se da. De inmediato el cuerpo médico ingresó al emparrillado para atenderlo, pasaron varios minutos hasta que los doctores inmovilizaron la pierna izquierda y sacaron al  en camilla.

El jugador pudo escuchar la ovación que los aficionados le regalaron cuando este era retirado del terreno de juego en la camilla, Hurns agradeció el gesto el alzó el puño en señal de solidaridad.

Allen Hurns es un hombre importante para Dallas, pues en la temporada regular sumó sumó 20 recepciones para 295 yardas y dos touchdowns.

La escalofriante lesión que conmocionó la NBA [Video]