La fiesta que se llevaba a cabo en la ciudad de Toronto, Canadá, por el primer título de los Raptors en la NBA se vio ensombrecida por un tiroteo que se presentó justo en la plaza donde afición y equipo celebraban.

Te recomendamos: En tu cancha y con tu gente, Toronto Raptors hace historia en el Oracle Arena.

Por la mañana, el equipo monarca realizó un desfile con sus jugadores a bordo de un camión en el cual presentaban el trofeo Larry O’Brien a sus seguidores. Fueron miles las personas que participaron en el evento que parecía ser una fiesta nacional de Canadá.

El sitio para el final de la fiesta fue la Plaza Nathan Phillips Square, donde comenzaron los festejos y todo parecía correr con normalidad en la fiesta por el título de la NBA, sin embrago medios locales comenzaron a reportar que en medio del tumulto, alguien comenzó a abrir fuego por lo que el público comenzó a huir en estampida.

Con el paso de los minutos la situación se hizo más critica, afortunadamente la Policía de Toronto pudo controlar la situación para que no pasara a mayores. Según la información oficial, se detuvo a un par de personas y se recuperaron dos armas de fuego.

Lamentablemente hubo dos víctimas de este hecho, ambas con heridas graves pero no potencialmente graves. Además de otras personas con lesiones por la estampida provocada por el caos.

En las redes sociales circularon los videos de la gente corriendo ante el sonido de las armas de fuego subidos por los mismos aficionados asistentes al festejo.

https://twitter.com/NBAEnLinea_/status/1140719385788727298

Personal del equipo y el ayuntamiento llamaron a la calma durante lo sucedido, tratando de que el caos no aumentara. Posteriormente, el festejo pudo continuar sin novedad alguna.

Según estimaciones de los medios canadienses, más de dos millones de personas asistieron a los festejos de los Raptors durante el recorrido de los campeones. La cantidad de personas fue tanta que la Policía tuvo que cerrar los accesos en torno a la plaza por la cantidad de gente que había, además de calmar algunos conatos de bronca.

Ni el equipo, ni la liga han emitido hasta el momento un comunicado oficial de lo sucedido.

Houston es una “zona de guerra” de americano y refugiados