¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Exfutbolista del América pagaba a sus compañeros por cada pase de gol

El delantero supo cómo motivar a sus compañeros.
Redacción Los Pleyers
Narciso Mina metió 11 goles con América (Foto: Getty)

El futbol mexicano tiene esa capacidad de contratar a grandes jugadores que, hasta cierto momento, eran desconocidos totales. Uno de los últimos ejemplos es el delantero Federico Viñas del América, quien ha sorprendido a propios y extraños. Sin embargo, los equipos de la Liga MX son capaces de contratar a grandes figuras que terminan dejando mucho qué desear, una prueba de ello es Narciso Mina, futbolista ecuatoriano.

Te recomendamos: “Hoy se establecen reglas y quien las rompa se va de la cancha”: Piojo Herrera

Quizá para muchos el nombre de Narciso no es tan reconocido, aunque para varios más sí, pues fue uno de esos delanteros que llegaron a tierras aztecas con muchas expectativas puestas en sus hombros y al final salieron con más pena que gloria. Entre lesiones y falta de adaptación en Coapa, Mina no estuvo ni cerca de llenar los zapatos que en su momento dejó Christian Benítez, ¿pero qué hizo el delantero para llamar la atención de la directiva azulcrema?

Antes de llegar a México, Mina se convirtió en una verdadera estrella en su natal Ecuador al convertirse en bicampeón de goleo, cuando participó con el Independiente del Valle y Barcelona de Guayaquil y para lograrlo vaya que utilizó un método bastante curioso: motivar a sus compañeros a través de obsequios, así lo hizo saber el propio futbolista.

En entrevista con el programa Leyendas, el delantero narró cómo era que le pagaba a sus colegas cada vez que alguno de ellos le daba un pase para gol e incluso la cantidad variaba dependiendo el partido. “Yo le daba a todos por los centros, por pases de gol, les daba 500 en los clásicos y 200 dólares los partidos normales. Siempre les di plata, o un perfume o un reloj, cualquier cosa a todos los que me daban pase de gol”, relató Narciso, quien sin duda le encontró un gran beneficio a estas formas de motivación.

Pese a que en su momento pudo haber pagado mucho dinero, como en la ocasión que anotó cuatro goles, Mina asegura que siempre vio esta dinámica como una inversión, más allá de un gasto. “Invertí algo, pero gané algo más, fue una inversión”, señaló el delantero, quien de inmediato dijo que después de esto, se fue al América, por lo que también ganó.

En América, Mina fue campeón en el Clausura 2013, pero es más recordado por fallar en repetidas ocasiones en la Final contra León en el Apertura 2013, donde salió abucheado. Después de eso saldría hacia el Atlante y poco a poco se fue apagando su carrera.