En los últimos años las mujeres han reclamado el lugar que les corresponde en distintas áreas laborales, siendo el deporte una en la que han destacado, aunque siguen sin lograr una equidad. La NFL ha establecido criterios para impulsarlas, pero sus enfoques no han sido los mejores.

A pesar de que temporada tras temporada vemos a más féminas ocupando puestos administrativos o de coaching en los equipos de la liga, estamos a “años luz” de ver a una head coach o presidenta de una de las franquicias, es más, estamos a “millones de años luz” de ver a una quarterback en un partido.

***

LAS MIGAJAS DE LA LIGA

Por tercer año consecutivo, la NFL presentó su Women Summit en la ciudad sede del Super Bowl LII, Minnesota, donde se reúnen mujeres para hablar de su papel dentro del deporte y el emparrillado. En el evento estuvieron presentes más de 300 mujeres del área de Minneapolis, principalmente estudiantes de carrera, además de 200 con alguna relación con la liga.

Según los números que presumieron en el evento, son 100 las mujeres que se encuentran trabajando en la NFL o en alguno de los 32 equipos en puestos de vicepresidencia o administrativos.

“Quiero que siempre mis hijas sepan que todo es posible, que pueden alcanzar cualquier objetivo y ser quien quieran ser”, declaró en el panel el comisionado de la NFL, Roger Goodell, padre de unas gemelas de 16 años.

Otra de las mujeres presentes fue Beth Mowins, quien hizo historia como la primera en narrar un juego de Monday Night trabajando para ESPN y CBS.

Y a pesar de que sus nombre figuran cada vez más en los puestos ejecutivos, no es suficiente para lograr una equidad.

Parte de la estrategia de la liga fue contratar a Samantha “Sam” Rapoport, una ex jugadora canadiense y ahora directora de desarrollo en la NFL, quien tiene como principal misión que más féminas se integren a las labores de la liga. Además, Rapoport es parte de las encargadas de tener la primer liga profesional de futbol americano (con tacleadas) para mujeres, la Utah Girls Tackle Football League.

***

LA POLÉMICA

La NFL a final de cuentas es un negocio (más allá de la labor social que hacen y su imagen) es por eso que si el 46% de tu base de fans son mujeres, de un total de 86 millones, es importante voltear a verlas.

Sin embargo, para algunos grupos feministas el enfoque hecho por la liga no es el indicado.

Durante el NFL Women Summit hubo momentos que se tacharon de ridículos y hasta insultantes para las mujeres, como lo apuntó la periodista Natalie Weiner de Bleacher Report en sus redes sociales.


Algunos de los temas que más levantaron polémica fue el de comparar la búsqueda del sexto anillo de Super Bowl de Tom Brady con la lucha por erradicar el sexismo en el deporte, además de que en los accesos les regalaron flores y almohadas rosas a las asistentes.

En momentos el debate (donde las tres principales figuras eran hombres) se tornó ridículo, según apuntó la periodista, pues las mujeres presentes comenzaron a lanzarse cumplidos estéticos en lugar de profundizar los temas.


Además, como si fuera un mal chiste, la liga también regló un libro de cocina a las mujeres presentes en el foro.


Otra de las mujeres que expresó su molestia fue la editora senior del sitio Deadspin, Diana Moskovitz, quien declaró que el evento que realiza la liga con motivo del Super Bowl y que reúne a las mujeres es estúpido, pues la NFL lo hace con motivos de relaciones públicas y que pierde objetivos más relevantes como la protección de las mujeres en los casos de violencia doméstica y hasta la equidad salarial dentro de los equipos.

Es de aplaudir que la NFL ya volteó a ver a las mujeres más allá de simples consumidoras de sus productos rosas, sin embargo el camino va más allá de campamentos para conocer lo básico en el football y cabinas privadas para que las mujeres den pecho a sus bebes (Si, es algo que hacen los Minnesota Vikings).

“Los Vikings reconocimos hace mucho tiempo el poder de las fans. Ellas no son solo mujeres compañantes para sus novios o esposos, son seguidoras muy apasionadas”, declaró en el foro Karin Nelsen, vicepresidenta del área legal del equipo de Minnesota.

Quizá los esfuerzos de la liga son legítimos, pero ha puesto a las peores personas a promocionarlo. Tanto que nos preguntamos: ¿las mujeres están destinadas a los papeles secundarios en la NFL?