Boxeador ganó un combate y horas después murió

En el mudo de los deportes los de contacto están comenzando a ser los reyes. En México, la leyenda de Julio César Chávez ha tomado vuelo de nuevo para arrastrar...

En el mudo de los deportes los de contacto están comenzando a ser los reyes. En México, la leyenda de Julio César Chávez ha tomado vuelo de nuevo para arrastrar a los jóvenes nacidos en el Siglo XXI al boxeo. El ser humano es competitivo por naturaleza y cuando se trata de enfrentarse uno contra uno la emoción crece y el ego del vencedor se alimenta hasta estar satisfecho.

El pugilismo en apariencia es un deporte sencillo, no se necesita más que el cuerpo para poder practicarlo. Pero la austeridad también genera peligro. Nada, por supuesto, es gratis.

Lee más: El futbol americano es el deporte más peligroso del mundo.

Los golpes recibidos en la cabeza con frecuencia devienen en demencia pugilística, una enfermedad propia del deporte. Los gladiadores sobreviven pero con muchas carencias, difícilmente pueden hilar palabras o valerse por cuenta propia.

A reserva de lo que haya pasado alrededor del mundo, el día de ayer, el boxeo cobró a su más reciente víctima: Scott Westgarth. El boxeador inglés participó en la categoría de semipesados y su última pelea la disputó ante Dec Spelman y la ganó.

Scott Westgarth con dolencias durante entrevista.

La batalla de 10 rounds fue otorgada por Westgarth por decisión unánime. Durante la misma, Scott fue mandado a la lona pero terminó recobrando el camino para hacerse de la victoria.

Después del combate el boxeador ofreció una entrevista junto a su rival pero Scott no parecía normal. Gestos y actitudes raras acompañaban a sus manos para tocarse la cabeza, en clara muestra de dolor, constantemente.

El peleador de 31 años abandonó la entrevista para ser atendido en los vestuarios del Doncaster Dome, recinto donde se llevó a cabo la reyerta; luego fue transportado al hospital Royal Hallamshire, donde perdió la vida.

“Hago esto por diversión, no porque creo que sea un luchador de clase mundial. Me alegro de que pudiéramos dar un buen espectáculo”, fueron las palabras de Scott tras culminar la pelea.

Las muestras de apoyo no se hicieron esperar e incluso su rival de aquella noche, Spelman, se pronunció: “Absolutamente desconsolado y sin palabras. Continuaré orando por la familia de Scott y las personas cercanas a él, descansa mi amigo”.

Hasta ahora no se ha informado sobre las causas que causaron la muerte del pugilista inglés que ostentaba un récord de 10 peleas, siete ganadas, 2 nocauts y un empate.

 

Tweet de Dec Spelman.

Publicidad