¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?
MLB

Matthew Boyd, el beisbolista que juega contra el esclavismo sexual infantil

Matthew Boyd podría ser un jugador normal, pero ha decidido emprender una lucha contra la esclavitud sexual que sufren niñas en Uganda.

Dicen que todos tenemos el poder de cambiar vidas de alguna u otra forma. Sin embargo, son pocas las personas que tienen la capacidad (y recursos) para hacerlo a gran escala, pero afortunadamente existen y tienen la intención de ayudar.

El beisbol -al igual que varios deportes- genera millones de dólares en ganancias para sus jugadores profesionales y la liga más poderosa es la MLB de Estados Unidos. Y es precisamente de aquí de donde sale el nombre de Matthew Boyd, uno de esos considerados “héroes sin capa” que trasciende más allá del diamante.

Sin tener el mayor renombre de toda la liga, el pitcher de los Detroit Tigers ha ganado relevancia (y reconocimiento) mundial gracias a un gesto que muy pocos podrían o se atreverían a hacer: adoptar a 36 niñas de Uganda.

Sí, Matthew decidió -junto a su pareja Ashley- darle una mejor vida a tres docenas de infantes, pero no porque quisieran tener una familia numerosa. En realidad, esta acción tiene un trasfondo aún más emotivo y plausible.

El matrimonio Boyd tiene una fundación llamada Kingdom Home. Esta nació después de que la pareja conociera la historia de Dorothy Stella Alue, mujer originaria del país africano, quien tenía bajo sus cuidados a las 36 niñas, mismas que fueron rescatadas de trata, sufrieron mutilaciones genitales o fueron obligadas a casarse.

Dorothy sufrió problemas financieros para seguir cuidando a las menores y ahí es donde entró Matthew y su fundación, la cual ayuda a proporcionar ropa, comida y alquiler para los hogares de  las niñas. “Podemos terminar con el tráfico sexual de niños en Uganda. Los malos no son más inteligentes que nosotros. Podemos terminar esto”, escribió el lanzador, demostrando que su interés por la causa es muy real.

Incluso el matrimonio Boyd ya viajó a Uganda y conoció a las 36 niñas, a quienes también les regalaron mochilas, zapatos y útiles escolares. Sin embargo, el proyecto del beisbolista pretender ir mucho más allá de lo hecho actualmente.

La fundación de Kingdom Home sigue recaudando fondos para que, en los próximos tres años, se construyan cuatro refugios más para proteger a más niñas. “Nuestro objetivo es que ya no corran riesgo de esclavitud sexual infantil”, comentó Ashley a Detroit Free Press.

“Las amamos a todas como a nuestra propia familia”, señaló la pareja de Matthew y con actos como los que están haciendo, nadie puede dudarlo. La pareja pretende ir de nueva cuenta al país de África el próximo otoño, justo cuando la temporada de la MLB termine.