Miserables Chivas pasan mala noche ante el América en el Clásico [Video]

El orgullo del campeón de México, las Chivas del Guadalajara, quedó maltrecho y por los suelos, al caer ante el odiado rival: las Águilas del América, quienes vinieron de abajo...

El orgullo del campeón de México, las Chivas del Guadalajara, quedó maltrecho y por los suelos, al caer ante el odiado rival: las Águilas del América, quienes vinieron de abajo para hundir más al Rebaño en su miseria del Apertura 2017 de la Liga MX al doblegarlos 2-1 en el Clásico Nacional. 

Como si se tratara de una pelea de boxeo, el primer episodio del encuentro fue de mucho estudio. Ambos equipos no arriesgaron mucho al frente y se dedicaron a buscar el error y hueco en el armado rival para hacerle daño.

Durante 45 minutos, Chivas fue el equipo que se vio más agresivo, principalmente con disparos de fuera del área que fueron bien atajados por el guardameta argentino del América, Agustín Marchesín.

Para el complemento, Guadalajara salió más fino. Primero un cabezazo de Pulido que se paseó por el área chica y después la buena. En una descolgada rojiblanca, Carlos Cisneros recibió la pelota antes de llegar al área grande, controló y pegó un disparo cruzado a la cabaña de Marchesín y poner el primero en los cartones del partido y para la causa tapatía.

Los minutos continuaron su marcha y los azulcremas no podían abrir el cerrojo que los jaliscienses le presentaron. Todo pintaba para que las cosas no cambiarían su rumbo hasta que llegó el ídolo, el de siempre, Oribe Peralta. 

El de La Partida, Coahuila, aprovechó un mal rechazo del arquero rojiblanco, Rodolfo Cota, para empatar los cartones.

Chivas aún no descifraba cómo el América pudo marcar y abrir su cabaña cuando ya estaban abajo en el marcador 2-1. Los de casa aprovecharon el descontrol del equipo tapatío para pasear la pelota por las orillas del área grande hasta que Renato Ibarra recibió el esférico y cruzó un disparo para volver a hacer ver mal a Cota. Así, en un parpadeo, las Chivas estaban más hundidas que nunca.