Minnesota Vikings: con su destino en un volado

De ensueño al infierno: cinco victorias y cuatro derrotas. Cosechadas en ese orden. Ahora los Vikings tienen la misión de no ser el primer equipo en la historia de la...

De ensueño al infierno: cinco victorias y cuatro derrotas. Cosechadas en ese orden. Ahora los Vikings tienen la misión de no ser el primer equipo en la historia de la NFL que llega al porcentaje de .500 después de presumir una marcha perfecta.

Pasan las semanas y el único morbo que queda es ver si se puede caer más bajo. Por las últimas cuatro jornadas así ha sido. Minnesota finalmente perdió lo que había cosechado en sus primeros juegos del campeonato: el liderato divisional. Aunque Green Bay se ha empeñado en seguirles el paso, fue Detroit, por cierto en semana de descanso, el equipo que tomó el liderato divisional en la búsqueda de su primer título de sector desde 1993.

Los 20 puntos en el segundo cuarto parecían terminar con la malaria de los Vikings. Se vislumbraba un poco aquel equipo que dominó las primeras semanas de la temporada 2016. Sin embargo, eso fue todo. La máquina se averió y quien aprovechó el método fueron los Redskins que paso a paso convirtieron siete en 26 puntos, suficientes para llevarse su victoria cinco del año.

Con la derrota ante los Washington Redskins, los Vikings se convirtieron en el tercer equipo en la historia de la liga que después de ganar sus cinco primeros encuentros perdió los cuatro siguientes: los Giants de 2009 que terminaron con un porcentaje de .500 perdiéndose los playoffs a costa de los Eagles; además de los Rams, quienes antes de su mudanza a San Luis, en 1989 terminaron 11-5 arañando el Super Bowl. Sin embargo, los 49ers de Joe Montana y compañía los bajaron del idilio.

Basándonos en la misma estadística, ambos conjuntos evitaron la quinta caída, siendo los Cardinals el rival en turno para los Vikings en el flamante US Bank Stadium, quienes tienen la finalidad de aumentar la racha negativa de Arizona en la gira. En el papel no se vislumbra tan difícil: los emplumados vienen de ganar, apenas, al peor equipo en la Conferencia Nacional. Sin embargo, las 36 yardas terrestres combinadas del último juego de los nórdicos podrían encender las alarmas. ¿Acaso finalmente extrañan a Adrian Peterson?

Además, del lado defensivo, aunque cerraron filas en comparación a semanas anteriores, la presión para el mariscal de campo es prácticamente nula, teniendo apenas una captura sobre Kirk Cousins en FedEx Field.

“Lo conté. El mariscal de campo mantenía el balón entre dos y tres segundos. Cuando el otro equipo lanza más rápido de lo que tu atacas, hay que hacer ajustes”, declaró Mike Zimmer, coach de Minnesota.

La historia y la estadística ponen el pase de Minnesota a postemporada en un volado. O rozan la gloria como los Rams que después de su derrota cuatro, sólo perdieron un juego más en la temporada, o sucumben como los Giants que permitieron cuatro en los últimos siete partidos.