En la Federación Mexicana de Futbol (FMF) se reducen las posibilidades de encontrar un directo técnico que se haga cargo de la Selección Mexicana. La negativa de Tigres de dejar salir al Tuca Ferretti hizo que los directivos se fijaran en la cláusula de rescisión para poder contar el entrenador brasileño. Pero su alto precio rompió con cualquier chance de ver a Ricardo en el banquillo nacional. Muchos piensan que en el Tri no hay dinero, pero la realidad es otra.

El presupuesto de México para contratar al nuevo timonel no es cualquier cosa. Para como está el mercado, la Selección Mexicana busca un estratega que trabaje con los jóvenes, de cara a Qatar 2022.

Entrenador portugués es sólido candidato para el Tri

De acuerdo con el periodista, David Medrano, el Tri tiene para gastar entre ocho y 10 millones de dólares destinados para el nuevo estratega. Una de las intenciones es que el sueldo del cuerpo técnico, entrenadores y asistentes no superen los dos y medio millones de dólares.

Durante la estadía de Juan Carlos Osorio en México, su equipo de trabajo generaba un total de dos millones de dólares, medio menos de lo que ahora pretenden invertir.

Juan Carlos Osorio México Los Pleyers

J. C. Osorio festejando con la selección Mexicana. (Imagen: Getty)

De acuerdo con números del Mundial de Rusia 2018, solamente cinco técnicos cobraron arriba de los dos millones de dólares anuales. Por ello se considera que el elegido para comandar a México debe tener salario top para que acepte el reto. En el continente americano, solamente la Selección de Brasil paga por arriba de la cantidad mexicana.

Mucho se rumoró que el entrenador que cobrará este jugoso sueldo era Gerardo “Tata” Martino. Pero el argentino ahora se encuentra al mando del Atlanta United de la MLS. Por lo que ahora luce muy difícil que acepte la propuesta de la Femexfut.

Marcelo Bielsa, nuevo ‘asesor deportivo’ del Tri

De 24 técnicos que estuvieron en el radar de la Federación, ahora son contados los que están disponibles y dispuestos para tomar el cargo. Aunque hay un buen sueldo de por medio, parece que en lo futbolístico no hay algo que motive de verdad a los entrenadores para hacerse cargo del Tri.