Miguel Herrera es una leyenda viviente del fútbol mexicano. Los años no pasan en vano y la gente adquiere experiencia para tener una mejor vida. Justo eso le pasó al Piojo, quien pasó de ser cerillito y estar en la cárcel a ganar sus cuarto título con el América, cosa que lo acredita como el técnico más exitoso en la historia del club.

Te recomendamos: Árbitro del Clásico Nacional se burló de Miguel Herrera [Video]

Hoy, la gloria rodea al Piojo, pero el camino no fue fácil y menos con alguien con temperamento. La polémica ha estado presente en su día a día y aunque hace unos años esa característica le jugó en contra y hasta le costó el trabajo, hoy está convertida en una fortaleza que lo mantiene en lo más alto de su profesión.

Edson Álvarez, el futbolista del América que comenzó haciendo uniformes

Miguel Ernesto Herrera Aguirre nació un 18 de marzo de 1968 a la par de su mellizo Ernesto Miguel. Con tan solo ocho meses de gestación llegó al mundo el hombre que décadas más tarde le daría muchas alegrías a la afición azulcrema.

17/07/2019. Miguel Herrera y su familia

Miguel Herrera junto a sus hermanos (Foto: Cortesía Récord)

Pero antes de darse a conocer en el mundo del balompié tuvo que trabajar como cerillito de un centro comercial para aportar algo a su familia. Desde pequeño llegó a la Ciudad de México y ahí empezó el gusto por el futbol.

Sus primeros inicios fueron en el Parque Álamos. Su sueño de ser futbolista nunca llegó a su mente como tal hasta que su ímpetu lo llevó a la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG), donde quiso seguir las pasos del ex futbolista mexicano, Hugo Sánchez. Se ganó un lugar en la Facultad de Odontología, sin saber que su verdadero destino estaba lejos de la higiene bucal y mucho más cerca de la cancha y con un balón pegado al pie.

Su debut

Con tan solo 17 años, Miguel Herrera inició su carrera profesional en Segunda División con los Coyotes Neza. Y mientras combinaba sus estudios con su amor al futbol llegó la oportunidad que tanto esperaba.

El 22 de mayo de 1988 debutó en el Máximo Circuito con Tecos. En ese lapso conoció a Claudia Álvarez, con quien se casó y posteriormente tuvieron dos hijas: Tamara y Mishelle Herrera.

Su siguiente paso fue Selección Mexicana, donde llegó a estar convocado pero nunca tuvo la fortuna de jugar un Mundial. Como jugador defendió los colores de Toros Neza, Santos, Querétaro y su más grande amor, el Atlante.

Un nuevo reto

Tras una carrera bastante polémica, los Potros de Hierro le brindaron su primera oportunidad en los banquillos. Con Atlante no ganó nada y hasta se ganó el derecho de conocer la prisión, luego de agarrarse a golpes con un inspector de seguridad por defender a uno de sus jugadores. Tiempo después llegó al Monterrey y estuvo en dos finales, mismas que perdió. Luego arribó a Veracruz y nuevamente a Estudiantes Tecos, donde probó las mieles del descenso.

Posteriormente vendría su mejor etapa: el América. Ricardo Peláez, entonces presidente deportivo, apostó por él pese a toda la ola de críticas por traer a alguien que se la pasaba más en las gradas expulsado que en la banca.

Y poco a poco e Piojo se ganó el cariño de la afición azulcrema. Un entrenador temperamental, aguerrido y que le gusta entrar en discusión. Así fue como Miguel se alzó con el título de Liga MX en el Clausura 2013. La víctima fue Cruz Azul, club al que cinco años y medio después le ganaría otra Final para conseguir su segundo trofeo del certamen local.

En ese entonces era el hombre del momento y es lo llevó a Selección Mexicana, donde hizo un gran Mundial de Brasil 2014 y ganó una Copa Oro. Su salida se debió a temas extra cancha, luego de tener una discusión con el comentarista, Christian Martinoli.

Su nombre se vio manchado hasta que Xolos de Tijuana apostó por él. Su paso por la frontera no fue malo, pero una vez más se hablaba de un técnico con poco crédito y que vivía de hazañas pasadas.

Giovani dos Santos no podrá debutar con América

Fue así como se dio su regreso al América, donde el domingo 14 de julio ganó el Campeón de Campeones y pasó a la historia del club al llegar a cuatro título ganados, igualando la marca de Jorge Vieyra y Raúl Cárdenas. Y esperen, que lo mejor aún está por venir.

Y por si te lo perdiste, checa la situación actual de Diego Reyes: