Miguel Herrera es todo un personaje. Sus lloriqueos en la sala de prensa son comunes. Sus constantes quejas y salidas de tono en las conferencias ante los medios, nos hacen dudar sobre su estabilidad emocional para manejar situaciones tensas y complicadas. Esta temporada, cuando las cosas se han complicado con el América, se ha visto que Herrera es el peor enemigo de sus propios jugadores.

Miguel Herrera exhibe a jugador en eliminación de la Copa MX

Para tapar sus errores en el banquillo, parece que Miguel Herrera ha decidido señalar a los jugadores y exhibirlos en la sala de prensa. El martes, tras caer ante Bravos de Juárez en la Copa MX, Herrera no tuvo una mejor idea que declarar: “Mi error fue mandar un chavo en la tanda de cinco penales, (Carlos) Vargas la verdad que patea muy bien desafortunadamente esta vez le tocó fallar, creo que tengo que mandar a los de mayor jerarquía para poder patear ese penal”.

O sea, que su único error fue poner a un jovencito a tirar un penal. No fue capaz de reconocer otro error táctico por el que su equipo, el todopoderoso América, fue incapaz de imponerse a un equipo del Ascenso MX. No, todo se reduce a haber apostado a que un canterano cobrara un penal de toda una tanda.

Miguel Herrera, América, Enemigo, Futbolistas

(Imagen: Getty)

Pero ya el colmo de la falta de de autocrítica fue la noche del Clásico. Sí, Mateus Uribe dejó ir la oportunidad de vestirse de héroe y ganar el partido para el América. No obstante, Miguel Herrera exhibió a su jugador al declarar: “la elección de penales ya está hecha en América. No sé por qué patea Mateus (Uribe).” ¿Qué no es el entrenador? ¿Por qué no dijo algo o evito que el colombiano ejecutara la pena máxima?

Miguel Herrera sabe que lo único que vale en el América son lo títulos. Desde que regresó al banquillo de Las Águilas, Herrera es más noticia por lo que dice que por el futbol que despliega su equipo. A Henry Martin le dijo que llegó al América para se suplente y que se olvide de la Selección Mexicana. Vaya manera de matarle la ilusión.

También le tocó el turno a Oribe Peralta, cuando en público, dijo que El Cepillo estaba distraído por su posible llamado a la Selección Mexicana y que por eso su rendimiento ya no era el que era. Y si bien podría tener razón, ¿era necesario que Miguel Herrera usara los micrófonos de la prensa para este mensaje?

Otro que no se ha salvado es Diego Lainez. La joya de la cantera del América ha sido víctima de las declaraciones de su entrenador, quien no ha sabido como llevar la proyección de talentoso jugador. Al punto que ha llegado a decir: “Lainez no es el América.”

Miguel Herrera, a pesar de los años y la experiencia como entrenador, no logra manejar mejor sus emociones. Prefiere exhibir a sus jugadores, que asumir su responsabilidad. No cabe duda que El Piojo es el peor enemigo de sus futbolistas, porque antes de hacer autocrítica, lanzar al ruedo a los jugadores.