El Deportivo Santa Cruz Meyehualco retumbó con los goles de la Selección Mexicana

El partido entre México y Corea del Sur en el Mundial de Rusia 2018 se vivió de manera muy emocionante en Iztapalapa.

La alegría del futbol no se limita a gritar un gol o celebrar una gran jugada; la mayor emoción de observar un encuentro es la de compartir. Difícil entender el balompié sin alguien a quien abrazar cuando tu equipo anota.

Y es que el día de hoy, en el segundo partido de la Selección Mexicana en el Mundial de Rusia 2018, la compañía no faltó y los dos goles con los que el Tri derrotó a Corea del Sur tuvieron con quien festejarse.

La cancha de futbol número seis del deportivo Santa Cruz Meyehualco, que está enclavado en la delegación Iztapalapa, congregó a cientos de aficionados para ver al equipo de todos confirmar que está para grandes cosas. Entre los espectadores se encontraba Mikel Arriola (candidato del PRI para gobernar la Ciudad de México), quien enfundado en la playera verde de la Selección se mostró entusiasmado y seguro de que la mentalidad de los jugadores, acompañada de la calidad hará de esta Copa del Mundo histórica para nuestro país.

Deportivo Santa Cruz Meyehualco.

Los iztapalapenses llegaron desde temprano para sacudirse la tensión con algunas dinámicas futboleras como practicar la puntería y el golpeo de pelota. Los más pequeños jugaban y se correteaban siempre arrastrando un balón.

Con el himno nacional como tercera llamada, los asistentes al deportivo Santa Cruz Meyehualco, fijaron la mirada en las tres enormes pantallas que más tarde corroborarían que México está para cualquier cosa y que creer es el primer paso.

Arrellanados en sus asientos, los habitantes de la delegación Iztapalapa, una de las más pobladas de la Ciudad de México, se mecían los cabellos y mordían las uñas hasta que al minuto 26 y por la vía penal, Carlos Vela liberó de toda presión a millones de mexicanos que esperaban con ansias gritar “gooooooooooool”. A la par, en el aire flotaban papelitos verdes, blancos y rojos que otorgaban mayor emotividad a la mañana.

Deportivo Santa Cruz Meyehualco.

Ya con el triunfo parcial, el segundo tiempo se tornó más relajado, las olas no cesaron y los “oleeeeeees” aparecían a la menor provocación: bastaban un par de pases correctos por parte de la Selección Mexicana para desatar la efusividad de los asistentes.

Minutos más tarde, Javier Hernández, uno de los jugadores más queridos de la afición, se encargó de sentenciar el segundo triunfo del equipo mexicano en el Mundial de Rusia 2018 con un gol que hizo retumbar la cancha número seis del deportivo Santa Cruz Meyehualco.

La sonrisa en el rostro de los asistentes se vio opacada por una gran anotación de Corea del Sur que lejos de desanimar a los aficionados mexicanos los hizo darse cuenta que si México quiere llegar muy lejos en el Mundial de Rusia 2018 hay que ajustar, todavía más, todas las líneas del equipo tricolor.

Deportivo Santa Cruz Meyehualco.

Al final la Selección Mexicana logró un gran resultado y los asistentes se marcharon confiados, pensando en grande y -los más afortunados- con un balón en las manos como premio por haber participado en las dinámicas del Fan Fest en la delegación Iztapalapa.

Aunque México aún no tiene su lugar asegurado en los octavos de final, es muy probable que el próximo miércoles lo consigan ante su similar de Suecia.

Publicidad