El tercer encuentro de Gerardo Martino no pudo ser mejor. A pesar de todas las bajas por lesión, México sacó la cara previo al inicio de la Copa Oro 2019 y venció con autoridad a Venezuela 3-1. El duelo amistoso se llevó a cabo en el Mercedes-Benz Stadium de Atlanta y los goles corrieron a cargo por parte de Alvarado, Pizarro y Guardado. Por los de Sudamérica descontó Murillo.

Con todo y lesionados, el Tata Martino presentó un 11 decente y competitivo. En los primeros minutos, Raúl Jiménez y Rodolfo Pizarro intentaron hacer daño a la defensiva sudamericana sin tener mucho éxito.

Otros tres jugadores se bajan de la Selección Mexicana

Cuando nadie lo esperaba, Venezuela dijo presente en el marcador con un centro que terminó en disparo de John Murillo, el cual se incrustó en la meta de Jonathan Orozco para sorpresa de todos.

El 0-1 en favor de la Vinotinto dejó atónito a todo el Mercedes-Benz Stadium. Y para acrecentar la angustia, Edson Álvarez tuvo que dejar el campo por una molestia en la pierna derecha.

La Selección Mexicana vivía momentos difíciles, hasta que Rodolfo Pizarro robó el esférico dentro del área chica y le quedó a Roberto Alvarado para dispara con fuerza con dirección al ángulo. Así llegó el empate de México, que dejó más tranquila al cuerpo técnico y que hizo gritar de júbilo a todos los aficionados.

En los últimos minutos de la primera parte, Venezuela tuvo la oportunidad de irse al descanso con la ventaja, pero el poste y el portero Orozco impidieron que eso ocurriera.

La parte complementaria parecía peligrosa para México. La visita ingresó a Josef Martínez, ídolo del Atlanta United, para intentar regresar la ventaja. A cambio de eso, el Tata Martino decidió seguir tal cual estaba y eso trajo su recompensa.

Previo a un tiro de esquina de Venezuela, Orbelín Pineda iba a tomar el lugar de Pizarro en la cancha, pero el técnico del Tri prefirió aguantar la modificación. En el contragolpe, Jesús Gallardo sirvió raso para que Rodolfo empujara el esférico y le diera la vuelta en el marcador.

El Tri se iría con mayor ventaja, si no fuera por Wuilker Faríñez, guardameta venezolano que evitó la caída de su marco en dos tiempos y la tercera, que terminó en gol de Diego Reyes, fue invalidado por una falta previa de Raúl Jiménez.

Cuando parecía que la Vinotinto estaba más cerca del empate, Andrés Guardado puso el 3-1 con un zurdazo imposible para el arquero.

Rafa Márquez y Cuauhtémoc Blanco también le dijeron que NO al Tri

En el tiempo agregado, Juanpi Añor tuvo la portería sin portero pero con tres defensas mexicanos que evitaron el segundo que solo haría más decoroso el resultado.

El marcador final fue un triunfo más en la bolsa de México, pero con la incertidumbre de saber qué pasara con Edson Álvarez.