Rusia y México unidos por algo más que el Mundial: la homofobia

La homofobia es un tema espinoso en México, Rusia y para la organización del Mundial de Rusia 2018. Aún queda mucho por hacer

Este junio Rusia y México quedarán unidos para siempre por el Mundial. Además que ambos tendrán participación en la Copa del Mundo, el país europeo disfrutará de ser organizador de la justa, así como ya lo hiciera la nación azteca en los años 1970 y 1986. Sin embargo, ambas patrias también tienen cosas en común fuera de lo deportivo (aunque no tanto) y la homofobia es uno de los más visibles.

Sin importar si es en mayor o menor medida, tanto México como Rusia han sido tema mundial por las formas en las que tratan el tema de la homosexualidad, los derechos de la comunidad LGBT y todo lo que rodea el asunto, al punto de que hasta el aspecto deportivo se ha visto involucrado. No era para menos.

En Rusia, por ejemplo, antes de desarrollarse los Juegos de Invierno en la ciudad de Sochi en 2014, se promulgó una ley que prohibía la difusión de “relaciones sexuales no tradicionales entre menores”. Dicha legislación se sumó a la ya establecida con anterioridad, la cual establece que parejas del mismo sexo no pueden adoptar, por lo que organizaciones llamaron a un boicot en contra de los Juegos. La presión de aquella ocasión incluso obligó al Comité Olímpico Internacional a pedir garantías de seguridad, según El País.

Lee más: Izquierdazo a la homofobia, la resistencia que se vive en el deporte

La homofobia en Rusia ha llegado a niveles alarmantes. De acuerdo a un estudio del Centro Levada (según el medio El Mundo), 37% de la población de este país ve a la homosexualidad como una “desviación”, mientras que un 18% ve con buenos ojos procesarlos penalmente. Se imaginan, ¿estar en la cárcel por ser gay? Vaya cosa.

Para el Mundial que está por organizarse en suelo ruso, las autoridades (como el dirigente de la federación de futbol) aseguraron que los aficionados están exentos de la normativa que prohíbe la propagación de la homosexualidad. “No serán multados por expresar sus sentimientos”, mencionó el embajador ruso del Mundial. Es decir, parece que habrá una ‘tregua’, todo gracias a la Copa del Mundo.

Sin embargo, la cuestión de la homosexualidad en Rusia termina por ser contradictoria, pues mientras allá dicen que no habrá problemas,  en otros países, como en México, se aconseja que las parejas gays no se muestren afecto. ¿Debería haber un problema por que lo hagan? La respuesta es no. Parece que es un ‘si les pasa algo, se los advertimos’.

Y ya que tocamos México, no podíamos pasar por alto el tema en el país azteca. Pese a que en este lado del mundo sí hay leyes a favor de la homosexualidad, como la adopción o el matrimonio entre parejas del mismo sexo, hay que decir que la situación no es mucho mejor.

En 2017, un estudio hecho por Comisión Ciudadana contra los Crímenes por Odio y Homofobia arrojó un dato alarmante: México es el segundo país más homofóbico del mundo, pues en los últimos 19 años se cometieron 1218 asesinatos por este motivo, solo por detrás de Brasil. Por si fuera poco, de acuerdo a la Asociación Internacional de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans e Intersex para América Latina y el Caribe (en 2016), un 12% de la población mexicana piensa que la homosexualidad debe ser un crimen. Nada lejos del 18% que se mencionó de Rusia.

Lee más: Recomiendan a parejas gay no tener muestras de afecto durante el Mundial

Y sí, por supuesto que el tema también ha traído problemas en lo deportivo. ¿O ya olvidaron el famoso grito de “Ehhh… puto”? En estos momentos no importa si es un tópico de cultura popular o no. La famosa expresión llevó a que la FMF recibiera multas bajo el concepto de homofobia y que México se ganara un mala imagen a nivel internacional.

Pese a que se han hecho esfuerzos, queda claro que en materia de leyes aún queda mucho por hacer en México y Rusia. Si partimos de la base que mejorando el aspecto legal (y la educación) puede haber un desarrollo en la sociedad, los beneficios también serán deportivos. No se hablará de multas o boicots a eventos organizados por la FIFA o el COI.

Publicidad