• Si eres de esos que odia la opinión positiva y a quienes creen en la Selección Mexicana, este texto no es para que lo leas. De cualquier forma anímate a hacerlo, quizá haya un pequeño cambio en tu percepción

“Queremos ser campeones del mundo y vamos a eso, no queremos poner límites, mucha gente se queja de que no somos realistas, pero la realidad es que la gente que no sueña y aspira a más y más es la que quizás está confundida”, fueron las palabras que Javier ‘Chicharito’ Hernández soltó antes de disputar los cotejos amistosos ante Islandia y Croacia, ambos mirando en Rusia 2018 y nuestra pregunta la repetimos: ¿qué tiene de malo su pensar?

Posterior a las declaraciones de Hernández, se sumó la de Raúl Jiménez: “para hacer grandes cosas, tienes que trazarte excelentes objetivos. Como equipo, todos estamos jalando parejo”. Y después llegaron las del entrenador Juan Carlos Osorio: “no seré yo quien le quite ilusiones a mis futbolistas. Si ellos creen que podemos llegar lejos, estoy con ellos”.

Lee más: Las 8 playeras que más enamoran de la Selección Mexicana

En cada una de las frases encontramos un común denominador, todos están viendo a un solo objetivo y eso, al parecer de quien escribe este texto, se debe reconocer.

Ya lo dijo Menotti hace unos días, la Selección Mexicana ha dejado de ser feliz con solo asistir a las Copas del Mundo y hoy se le obliga a ser protagonista del torneo. “A México se le exige estar en los cuartos de final, porque se lo ganaron los jugadores. El público les empieza a exigir que se sientan candidatos”, y eso último es justo lo que están haciendo los seleccionados. Saben de su calidad, de sus capacidades y a partir de ahí se han animado a ponerse como un grupo capaz de llegar hasta las últimas instancias. En pocas palabras, aceptan lo que se viene y no se esconden.

¿Cuántos de los que están leyendo este texto habían escuchado a seleccionados aztecas decir que irían a ganar el Mundial? Seguramente muy pocos o quizá ninguno y eso hay que tenerlo en consideración con en este grupo. La mentalidad diferente.

Muchos de los críticos aseguran que las palabras de los jugadores más que positivas están fuera de la realidad, porque es imposible pensar en levantar la copa teniendo enfrente a selecciones como Alemania, España, Argentina o Brasil, por mencionar algunas de las siempre favoritas.

Estamos seguros que los mexicanos conocen sus limitantes. Saben perfectamente el poder futbolístico de los combinados enlistados y de otros tantos más, tampoco se trata de tapar el sol con un dedo, pero soñar no está peleado con la realidad. Y, al final, son los propios futbolistas los que están mencionando esas ‘palabras mayores’, por lo que, de fallar, saben que serán blancos sencillos de las duras críticas. Ahora fueron ellos los que se pusieron la ‘soga en el cuello’ y Rusia 2018 puede terminar mejor de lo que muchos creen.

Por supuesto, el camino no será fácil e incluso se pueden quedar en frase de grupos, pero suponemos que, como cualquier actividad en la vida, es mejor llegar pensando en hacer historia que derrotados. Eso se ha hecho por mucho tiempo, ¿o no recuerdan la conferencia de prensa de Javier Aguirre antes de medirse con Argentina en Sudáfrica 2010? Periodistas, afición y el propio técnico daban por pedido el cotejo antes de que se realizara. ¿El resultado? Un 3-1 en el que la Selección apenas y metió las manos.

En ningún momento se está diciendo que soñar hará ganar partidos, pero puede ayudar a la confianza para conseguirlo y el futbol se ha cansado de demostrarlo, incluso en una Copa del Mundo, cuando Uruguay llegó como víctima frente a Brasil y terminó gestando una de las mejores historias con el ‘Maracanazo’

Y bueno, en una de esas México llega a una semifinal y perderla sería desagradable, pero al menos lo del quinto partido quedaría atrás y todos contentos, ¿no?