¿México o Estados Unidos? Lo que realmente importa es el futbol

Al norte del suelo azteca, y sur estadounidense, está una de las divisiones mundiales más famosas del mundo. Esa que últimamente está muy en boga tras la elección de Donald...

Al norte del suelo azteca, y sur estadounidense, está una de las divisiones mundiales más famosas del mundo. Esa que últimamente está muy en boga tras la elección de Donald Trump como presidente “gringo”. La misma que es un foco rojo por el paso de droga y de indocumentados, y que a la vez brinda una misma pasión para ambas naciones: el futbol.

En México, el balompié no puede faltar. En Estados Unidos, unos metros después del muro, está en proceso de lograrlo. Equipos como el FC Dallas han incrementado su popularidad y buen juego gracias a esos jóvenes mexicanos que buscan un mejor desarrollo de vida y piensan que en el país de las barras y las estrellas lo pueden conseguir.

Y es que resulta normal pensar que en “vecino del norte” todo será mejor, así ha sido siempre. Sin embargo, la añoranza por el primer hogar también influye y, aunque no se crea, muchos quieren volver a México, para no extrañar más sus raíces y seguir jugando al futbol, como lo muestra el rotativo New York Times.

Entonces, todo se puede resumir a que unos quieren irse y otros buscan regresar. La pregunta casi obligada es: ¿dónde es mejor jugar? Podemos hacer muchos comentarios, pero en cuestión económica, la MLS es mejor que la Liga MX, de acuerdo al sitio Cámara Húngara.

Respecto a la calidad del futbol, a nivel de clubes, México aún tiene supremacía sobre Estados Unidos. Campeonatos como la Concachampions lo respaldan y la elección de jugar en equipos “tricolores”, pese a considerarse más estadounidenses, de algunos futbolistas (como William Yarbrough y Edgar Castillo) lo confirman.

Sin embargo, tampoco se puede ocultar que la Major League Soccer ha invertido grandes sumas de dinero para atraer a estrellas de nivel mundial, como David Villa, Steven Gerrard o Giovani dos Santos (sí tiene nivel, hay que admitirlo), que han incrementado la espectacularidad del juego y el interés por el “soccer”.

Sería aventurado asegurar dónde es mejor practicar el futbol. No sólo se trata de dinero o calidad, la cultura, el futuro y los planes de cada persona influyen.

Tal vez lo único que podemos asegurar (y no es algo nuevo), es que el futbol traspasa fronteras, por más que las quieran endurecer.

Publicidad