¿Meter gol en tu debut es sinónimo de éxito deportivo?

El sueño de cualquier joven futbolista se define en dos cosas: debutar en Primera División y meter gol. Después de un largo proceso en las fuerzas básicas de México tendría...

El sueño de cualquier joven futbolista se define en dos cosas: debutar en Primera División y meter gol. Después de un largo proceso en las fuerzas básicas de México tendría que llegar una oportunidad en el futbol. Y cuántas veces hemos escuchado decir a los comentaristas: “Tiene grandes condiciones”, “se esperan grandes cosas de este muchacho” o “tiene material de selección nacional”. Algunas de estas frases se han quedado en el aire.

Para el presente torneo ya hubo un posible caso de éxito, después de pasar por la liga de Ascenso con Dorados de Sinaloa, Alan Mendoza fue requerido por los Pumas para ocupar un lugar. Desde su regreso al equipo, Juan Francisco Palencia tuvo la fortuna de colocarlo en la banda izquierda y en su primer partido en el máximo circuito, en la jornada 1 contra Chivas, hizo efecto con un disparo de tres dedos que se coló en la portería defendida por Rodolfo Cota. Pero, ¿tiene Alan un futuro prometedor? Para contestar la pregunta revisemos los últimos debutantes que consiguieron un gol en su primer partido y analicemos su carrera futbolística.

El reciente caso lleno de éxito fue la aparición de Hirving Lozano, el atacante debutó en contra del América en el torneo Clausura 2014. Desde su primer partido demostró su calidad que lo llevó a selecciones menores hasta por la mayor con apenas 21 años, desde aquel gol contra América el Chuky ha anotado en 40 ocasiones en todos los torneo que ha participado con Pachuca y su costo en el mercado aumentó significativamente en apenas dos años: de un millón de euros a 6.5 millones de euros.

Pero este es apenas uno contra los muchos que no pudieron brillar. Desde invierno 1998 hasta el Clausura 2017 han debutado con gol 27 futbolistas, de los cuales solo cinco se han mantenido en Primera División, lo que demuestra que el 22% de ellos sobrevive y el resto luchan en la liga de Ascenso o prefirieron el retiro.

 

Los que siguen en Primera División son:

Efraín “Chispa” Juárez que consiguió anotarle al Monterrey con los Pumas y teniendo como entrenador a Hugo Sánchez, con los Universitarios celebró 4 títulos de liga y un campeón de campeones, hasta su transferencia a los Rayados en 2014. También tuvo un paso por León y ahora festejará el centenario con los Diablos del Toluca.

Juan Carlos “More” Mosqueda, tras un golazo a los Tigres, Mosqueda fue comparado con Cuauhtémoc Blanco, incluso dijeron que sería la próxima gran estrella del América. Estuvo tres años con las Águilas y demostró un excelente nivel, pero después de su declive fue transferido a Santos y después militó con algunos equipos del Ascenso. Ahora busca una nueva oportunidad con el Veracruz, pero sin tener un sueldo.

Jerónimo Amione es un delantero surgido del Atlante y que ha militado en Cruz Azul, Toluca y ahora con el Puebla. Tiene excelentes cualidades que lo han llevado por distintos equipos y ha sobresalido por su entrega en cada partido.

Joe Corona, el futbolista que prefirió la selección de los Estados Unidos, consiguió el ascenso con los Xolos de Tijuana y alzó el trofeo de la Liga MX. Por decisiones de la directiva fue enviado al rescate de Dorados y después con Veracruz, ahora regresó al equipo de la frontera después de disputar la liga de plata.

Los demás futbolistas no tuvieron el auge esperado, pero si los equipos mexicanos toman como ejemplo la fórmula que el Pachuca, donde no solo debuta a los canteranos sino que les da un lugar en la alineación inicial, el joven de Pumas, Alan Mendoza seguirá adueñándose de la banda izquierda y podrá seguir los pasos de Hirving Lozano. Sin embargo, ha quedado demostrado que anotar un gol en tu primer partido en la Primera División no te asegura el éxito a lo largo de tu carrera.