Dejan en Cuernavaca violento mensaje a Cuauhtémoc Blanco

Cuauhtémoc Blanco recibió un violento mensaje que fue acompañado de una cabeza de cerdo en Cuernavaca.

Uno de los jugadores más polémicos del futbol mexicano es, sin lugar a dudas, Cuauhtémoc Blanco. El Divo de Tepito ha abarcado casi todas las clasificaciones del periodismo en México: deportivo, de espectáculos y político.

En política seguirá dando de qué hablar ya que, como todos sabemos, fue elegido gobernador de Morelos. Y antes ejerció el cargo de Edil en el municipio de Cuernavaca. Cargo que como era de esperarse le trajo aliados y enemigos, como a cualquier funcionario público. La popularidad que obtuvo como jugador le ayudó a cosechar triunfos que en ocasiones como está acarrean sustos.

Hay que recordar que hace un par de meses, cuando aún era candidato para la gobernatura de Morelos, la organización delictiva Los Rojos, le dejó una narcomanta en la que le lo amenazaban con la siguiente leyenda: “Ustedes entregaron a El Tío y armaron el desmadre en Plaza Marina. Nos la vamos a cobrar”.

Foto: El Gráfico.

Penosamente el episodio se repitió la mañana de ayer, cuando en Cuernavaca, en la a calle Pericón, esquina con Francisco I. Madero, En la Unidad Deportiva de la colonia Miraval, apareció una manta acompañada de una cabeza de cerdo en la que se leía una advertencia para el gobernador electo de Morelos, según El Gráfico el anuncio era que un integrante de su gabinete era narcotraficante y le pedían expulsarlo de Morelos, si no lo hacía desatarían una guerra sangrienta.

El suceso fue denunciado por el vigilante de la Unidad Deportiva que se percató de la presencia de los sujetos que dejaron la cabeza de cerdo acompañada del mensaje firmado por La Carretilla. Más tarde llegó la policía para llevarse ambos objetos y presentarlos al Ministerio Público para que este realizara las investigaciones pertinentes.

Cuauhtémoc Blanco Asumirá el cargo el próximo 1 de octubre y por lo visto, no será fácil sobre todo en el tema de seguridad, a principios de 2018, Morelos registró, según Proceso, un ejecutado cada 10 horas.

Publicidad