Nadie sabe para quien trabaja. Desde hace tiempo, en el norte del país las cosas se hace de manera correcta y sobre todo comienzan a ser un ejemplo para sus contrincantes. En Nuevo León, Tigres y Monterrey hacen lo que quieren en la Liga MX. Contratan a los mejores jugadores, económicamente son poderosos y sus aficiones son fieles, aunque una más que la otra.

El proyecto de estas dos instituciones es más que serio. La meta es que en unos años el mote de “grandeza” los arrope al igual que con Pumas, Cruz Azul, América y Chivas. Y para lograr ese objetivo el armado de plantel es esencial. Y así como hicieron con Pizarro, Rayados fichó a Maxi Meza, procedente de Independiente de Avellaneda en una transferencia cercana a los 15 millones de dólares.

¡Festejaron el Ascenso con strippers en el vestidor! [VIDEO]

Y tras culminar su primer torneo en México, el volante argentino de 26 años no puede presumir haber desquitado cada peso que se invirtió en él. Llegó como figura no solo de su club, sino hasta de la Selección Argentina, con quien disputó el Mundial de Rusia 2018. Su bajo nivel en el Clausura 2019 podría provocar que la directiva del Barrial se replantee su situación.

Y todo lo facilitaría Boca Juniors, equipo que una vez más ha puesto sus ojos en un futbolista de la Liga MX y pretende llevarse a Maxi Meza, no importa que tenga que recurrir al “juego sucio” como lo hizo con el fichaje de Iván Marcone.

El propio jugador reconoció el interés de Boca Juniors, la única traba es el precio que puso Monterrey, el cual no bajará de los 15 millones de dólares y que al contrario podría incrementar. De hecho, Maxi habló del técnico de los Xeneizes, Gustavo Alfaro, con quien compartió equipo cuando estaban en Gimnasia.

“Él me conoce muy bien, los seis meses que estuve con su cuerpo técnico fueron muy buenos. Ese interés viene de parte de él. Es algo muy lindo para un jugador y lo quiero disfrutar”, aseveró el argentino en una entrevista para TyC Sports.

Este Monterrey es el mejor equipo de toda la historia

Tras las contrataciones de Benedetto, Paolo Goltz, Marcone y Carlos Izquierdoz, Boca busca en Maxi Meza ese jugador desequilibrante que no se ha podido mostrar en Rayados.