En los recientes años, o al menos desde que tengo uso de razón y veo futbol, he visto a pocos técnicos extranjeros triunfar en la gitana y hermosa Liga MX. El futbol mexicano es tan volátil que pocos se acoplan y logran trascender.

A botepronto, en la redacción, nos preguntamos cuáles han sido los entrenadores de otra nacionalidad que la han venido a romper y además se han mantenido. Pocos son los que pueden presumir de eso, nos costó trabajo evocar nombres, se conjugó la mala memoria con la escasez de figuras.

Lee más: ¿Por qué el Clausura 2018 es un torneo histórico?

La duda llegó después de aceptar que Matías Almeyda hizo las cosas bien y se comportó a la altura de un equipo como Chivas. Desde su llegada, en 2015, el Pelado dirigió siete finales y ganó cinco: una Liga MX, dos Copas, una Supercopa y recientemente la Concachampions.

El argentino arribó como un desconocido y logró hacerse de un lugar en una de las instituciones futbolísticas más importantes del país. Los cinco trofeos que ostenta lo ponen en la élite del futbol mexicano. No es para menos.

Ricardo “Tuca” Ferretti es quien lleva mano, tiene seis campeonatos en la Liga MX, solo uno menos que el mexicano más exitoso: Ignacio Trelles. Además de una Concachampions con Toluca. Con los Tigres, el brasileño ostenta cuatro títulos; uno con Chivas y otro más con Pumas. Don Nacho se cuece aparte, comenzó a dirigir desde los años cincuenta.

Otro de los técnicos que podría competir con los mejores estrategas extranjeros que han venido a México es Gustavo Matosas. El uruguayo ganó el Ascenso MX con León, luego, ya en la Liga MX consiguió un bicampeonato: alzó el Apertura 2013 y el Clausura 2014. Con su llegada al América, en 2015, consiguió ganar la Liga de Campeones de la Concacaf.

De ahí podríamos hacer un largo listado de directores técnicos que presumen uno o dos títulos con equipos del balompié mexicano: Antonio Mohamed dos campeonatos de Liga MX (Tijuana y América) y una Copa MX (Monterrey); Diego Alonso una Liga MX y una Concachampions (Pachuca); Bora Milutinović una Concacaf, una Liga y una Copa Interamericana, todas con Pumas.

En los recientes años dentro del futbol mexicano ha existido predominio de campeonatos a manos de técnicos extranjeros, pero pocos han logrado adjudicarse el mote de coperos. Aunque también han pisado suelo mexicano técnicos con renombre mundial como Bielsa, Pékerman, Menotti, Ramón DíazBeenhakkerAzkargorta, entre otros.

Algunos han creado escuela como Ricardo La Volpe, quien a pesar de su enorme currículum solo ha conseguido ganar una Liga con el Atlante y al parecer su mayor logro es haber dejado escuela en dirección técnica.

En el presente torneo, el Clausura 2018, es muy probable que un técnico debute como campeón del futbol mexicano, de los cuatro finalistas solo ha sido campeón Miguel Herrera, los otros tres ( Siboldi, Cocca y Cristante) no han podido levantar la Liga MX.

El asedio que ha sufrido el Pelado en los recientes días es totalmente justificado, se adaptó, entendió, estudió y en poco tiempo dominó una liga gitana que parece ser sencilla pero es “engaña bobos”. Que nuestro país sea tan pambolero suma un obstáculo más, los dueños de la pelota son pocos pacientes y solo en casos muy extraños, como el del Tuca, se respetan los procesos.

Lee más: ¿Qué mexicanos deberían jugar en Europa?

Matías llegó a uno de los equipos con más presión y domó a uno de los dueños más mediáticos y arrebatados de la Liga. Las estadísticas no mienten y aunque Chivas ha sido irregular, los objetivos se han cumplido. El rebaño de Almeyda marcha al ritmo que dicta la Liga, un compás irregular en el que si logras subirte navegar y conseguir campeonatos.