Luka Modric, el motor croata del Real Madrid

Luka Modric toma el balón, se juegan los últimos momentos del clásico español y el croata se dispone a cobrar el tiro libre. Silbatazo del árbitro, Modric golpea el balón...

Luka Modric toma el balón, se juegan los últimos momentos del clásico español y el croata se dispone a cobrar el tiro libre. Silbatazo del árbitro, Modric golpea el balón y… ¡gol de Ramos! ¡El Real Madrid empata en el último minuto!

Ese pase de Luka permitió al Madrid sumar un punto en el Camp Nou, pero su importancia en el campo fue mucho más que eso. El de los Balcanes no se cansó de robar balones, detener a Messi, cortar jugadas y darle claridad al mediocampo del conjunto blanco.

Y es que el jugador croata (alguna vez refugiado en su niñez) ha demostrado su valía con creces. En la temporada 2014-2015, aún con Carlo Ancelotti en el banquillo de Chamartín, Modric tuvo dos lesiones de consideración, ambas en la segunda parte de la campaña (no la pudo terminar) y afectó el accionar de los “Merengues”, pues al final del año no alzaron ningún trofeo, después de una buena racha en el inicio de temporada (31 juegos invictos).

“Él es definitivamente uno de los mejores centrocampistas del mundo. Cuenta con grandes habilidades técnicas, sabe leer el juego y tiene una gran personalidad”, mencionó alguna vez el italiano sobre su ex jugador.

Luka es admirado por compañeros, pero a la vez tiene en su fila de “seguidores” a ex jugadores del acérrimo rival, el Barcelona. Deco aseguró que, en caso de poder fichar a alguien del cuadro blanco, sería al “19” del Madrid, pues es un “atleta que tiene una manera de jugar similar a Iniesta y Xavi”.

Dicen que la mejor forma de hablar para los futbolistas, es en la cancha y Modric lo ha hecho en varias ocasiones, y en momentos trascendentales. No sólo fue este último pase contra los culés. ¿Recuerdan el gol de Sergio Ramos en la final de Lisboa 2014? Ese balón también fue mandado por Luka.

No hay que decirle muchas cosas a Luka, siempre sabe lo que debe hacer”, fueron las palabras del técnico Zinedine Zidane tras el partido en Barcelona, donde el croata dio 65 pases correctos de 73 posibles y recuperó el esférico en 11 ocasiones, para convertirse en el referente blanco en el clásico.

Con sus siete títulos (dos Champions League, dos Supercopas de Europa, una Copa del Rey, una Supercopa de España y un Mundial de Clubes) en cuatro temporadas, Luka Modric es una pieza medular de su equipo y si no lo creen, pregúntenle al Barcelona y Atlético de Madrid.

Publicidad