En todos nuestros corazones, Súper Porky tiene un lugar especial, se trata de un luchador que se encargó de ser uno de lo más queridos de la afición, ya sea por su forma de bailar o por llorar en cada una de sus funciones. Todos tienen una historia detrás de su persona, caso del Brazo de Plata, quien aseguró que antes de gladiador se dedico a las peleas callejeras en la Ciudad de México.

José Luis Alvarado Nieves formó parte de la dinastía de los brazos, con sus hermanos formaron una de las tercias con más historia en la lucha libre mexicana. Mejor conocido como Súper Porky, se abrió antes las cámaras y aprovechó su entrevista con el famoso youtuber El Escorpión Dorado, para contar cómo inició a pelear en la calle en la Colonia Valle Gómez.

Dice Súper Porky que a Shocker le gusta mucho el alcohol

En la sección conocido como Al Volante con El Escorpión, Súper Porky relató, “me decían el campeón en la Valle Gómez, cada calle tenía a su fajador y yo me había chingado como a 30”.

El Brazo de Plata explicó toda la historia del colonia que lo vio crecer, “estaba cabrón sacar un campeón. Un día me peleé afuera de la escuela, le gané, termina la pelea y una señora me habla y me dice campeón, en todo el mercado me empezaron a decir así.”

“Todos los miércoles iban por mi, me tenía que rifar un ‘trompo’ y me tocó contra el más chingón, le decían el ‘huachinango’ un chavo de 17 años y yo tenía 13. La pelea fue en el estadio de béisbol de la colonia y le gané”, recalca el luchador.

Por aquella batalla callejera Súper Porky ganó 40 viejos pesos y un vaso de sangre de toro, además del honor de ser el campeón de la Colonia Valle Gómez. La historia ya todos la saben, se convirtió en estrella de la lucha libre, tuvo vicios de alcohol y drogas, por ahora se encuentra en la etapa final de su carrera en los pancracios.

Esta es la historia de la Mataviejitas en la lucha libre