Pirata Morgan, el luchador mexicano que cambió de nombre tras perder un ojo

Pedro es una leyenda viviente del pancracio mexicano porque tuvo la suerte de sobrevivir a un accidente
El gladiador es una leyenda viviente | Fuente: Los Pleyers

La lucha libre siempre ha sido un espectáculo que divierte a niños y grandes. En los últimos retomó cierta relevancia por la lesión que sufrió Rey Mysterio donde supuestamente perdió un ojo.

Pero así como lo del Amo del 619 se trató de mero espectáculo y dramatismo, en el pancracio mexicano ocurrió una situación similar hace unos años, con la diferencia de que esto fue real.

Pedro Ortiz Villanueva es un luchador mexicano que nació un 29 de julio de 1962, en Ciudad Nezahualcóyotl, Estado de México. Su debut profesional vino el 7 de febrero de 1979 con el nombre de Siki Ozama II.

Al año siguiente decidió cambiar su nombre luchístico por el de Pedro Ortiz y luego adquirió la experiencia que necesitaba para hacerse llamar Ramón Morgan. En diciembre de 1981 vino su verdadera prueba de fuego. No se trató de una lucha encima del ring sino con la vida.

Pedro Ortiz en su juventud | Fuente: http://quienesquienluchalibre.blogspot.com

Con apenas 19 años, Pedro estelarizaba las funciones de la Arena Coliseo en Jalisco. Fue justo ahí donde su vida cambió por completo cuando un accidente le quitó uno de sus ojos y casi le arrebata la vida.

En una lucha contra El Jalisco, Ortiz se lanzó por encima de la tercera cuerda. Su rival estaba desconcentrado y fuera de posición, lo que provocó que el gladiador se pasara de largo y se estrellara de lleno con unas butacas de la primera fila. El filo de uno de los asientos perforó su globo ocular al grado de destrozarlo por completo.

La rápida intervención de los doctores le salvaron la vida al joven deportisa, pero necesitaron de dos cirugías para poder retirarle los restos del ojo. Fueron varios meses los que Pedro estuvo en recuperación y alejado de su más grande pasión, la lucha libre.

En su regreso a los encordados, el pequeño Ortiz cambió su atuendo y comenzó a usar un parche en el ojo derecho. A partir de ahí nació el Pirata Morgan, uno de los mejores luchadores de todos los tiempos que ganó títulos individuales y en parejas. Se trató de unos de los rudos más legendarios al grado de que hoy es considerado una leyenda viviente.

Hoy en día, Pedro Ortiz Villanueva es el mandamás de una dinastía luchística que recorre todo el país. Sus hijos salieron igual de talentosos y tratan de enaltecer el legado que dejó su padre pese a perder uno de sus órganos.

A lo largo de su carrera el Pirata Morgan formó grupos que sin duda los aficionados de hueso colorado recuerdan con emoción, Los Infernales y Los Bucaneros, ambos llenos de mucha calidad.

Hoy, el histórico gladiador está por cumplir 58 años y amenaza ir por más. Eso sí, siempre vinculado al mundo del arte de los costalazos.

Y por si te lo perdiste:

Fuente